#Suave Patria

Obesidad, una epidemia desatada en México

Los cambios tectónicos que hemos visto en la dieta de los mexicanos en los últimos treinta años muy probablemente expliquen la pandemia de sobrepeso.

Por Redacción, 2019-06-28 09:39

México.- México tiene un problema de peso. De sobrepeso de hecho. Y el problema, como los médicos lo saben desde hace ya mucho tiempo, no es estético. El sobrepeso está directamente ligado al desarrollo de enfermedades crónicas las cuales, en términos económicos, representarán en el futuro una carga fiscal para el Estado que, en mi opinión, será el reto más complicado para la economía nacional de aquí a pocas décadas.

Las cifras globales son tan alarmantes que cuesta trabajo pensar que podamos evitar un impacto importante sobre las finanzas públicas en las próximas décadas: el 73 por ciento de los adultos, y el 35 por ciento de los niños y adolescentes se encuentran en condiciones de obesidad en México. De acuerdo con el Imco, esto representa una población de 60.6 millones de personas. Es decir, más que la población total de España.

La obesidad es la principal causa de enfermedades crónico-degenerativas, es decir, que deterioran gradual pero constantemente la salud del paciente, y para las cuales no existe una cura exitosa hasta el momento. Dos clases de enfermedades destacan en este cuadro: la diabetes y las enfermedades coronarias, las ligadas a la salud cardiaca.

En términos económicos estas dos enfermedades tienen un efecto crítico: disminuyen la capacidad laboral de la persona hasta el punto de incapacitarlo para el trabajo productivo; y el tratamiento de la misma es extremadamente caro, especialmente durante la fase en que el paciente ya no tiene capacidades laborales.

Dada la incidencia de estas enfermedades entre las capas de ingreso del mexicano (es más común en los deciles más bajos); y dada la baja cobertura de la seguridad social, el costo de estas enfermedades para quienes la sufren es enorme, y muchas veces el deterioro o el fallecimiento están asociadas a la incapacidad económica para sufragar el tratamiento.

Los números son dramáticos. Siguiendo siempre el estudio del Imco, existen en el país alrededor de 8.6 millones de diabéticos (equivalente a la población de Costa Rica y Panamá juntos, por ejemplo), de los cuales mueren más de 59 mil personas al año debido a este padecimiento, 45 por ciento de ellos en edad productiva.

Estas cifras apoyan el diagnóstico del párrafo anterior: la incidencia de la diabetes y padecimientos cardiacos son ya un factor muy importante en la dinámica del mercado laboral mexicano, y está ya incidiendo en la productividad laboral de un segmento extenso de la población económicamente activa. Es sin duda el principal factor no económico ni tecnológico que limita la productividad laboral del mexicano.

Por supuesto que este problema tiene efectos más allá de la incidencia económica, y los efectos a nivel personal, familiar y en la salud de los ciudadanos son arduos y críticos. Pero dada la naturaleza de este espacio, nos hemos centrado sobre los ya extensos, crecientes y difíciles de atacar aspectos económicos del sobrepeso de los mexicanos y sus consecuencias médicas.

¿Por qué es tan complicado el tratamiento médico-económico del sobrepeso y sus consecuencias? Porque tiene que ver con el concepto más importante de los economistas: la elección del consumidor.

Es imposible no aceptar que el sobrepeso y sus consecuencias, esto es, la diabetes y los padecimientos cardiacos, están ligados a la dieta, a los alimentos que el consumidor ingiere. La economía se basa en la elección libre del consumidor basada en el sistema de precios y en su presupuesto disponible. La mercadotecnia y las empresas saben que la decisión de los consumidores puede ser manipulada y dirigida.

Los cambios tectónicos que hemos visto en la dieta de los mexicanos en los últimos treinta años muy probablemente expliquen, al menos parcialmente, la pandemia de sobrepeso y sus enfermedades asociadas.

La dieta del mexicano, y es posible documentarlo con solidez, ha pasado de ser rica en granos, cereales, frutas y verduras y baja en proteína animal, grasas saturadas y azúcares como predominó hasta la década de 1980, a una dieta completamente opuesta actualmente.

#Suave Patria

México no informó que hubiera pacto para entrega de Duarte: Guatemala

Autoridades guatemalteca aseguran que trabajaron estratégicamente para aprehender al exgobernador de Veracruz.

Por Redacción, 2019-07-16 21:16

México.- El ex subdirector de la Policía Nacional Civil de Guatemala, Stu Velasco, dijo que el gobierno de ese país no «tuvo noticia por parte de la autoridad mexicana de que habían hecho una coordinación» para que el ex gobernador de Veracruz, Javier Duarte, se entregara.

«En ningún momento se tuvo noticia por parte de la autoridad mexicana de que habían hecho una coordinación con la persona que solicitaba y tampoco nosotros cedimos en las unidades que estaban en Guatemala ya tenían, digamos, un escenario controlado y de tal suerte que se encontraba en tal lugar, era información de investigación de inteligencia que se manejaba, que se compartieron y que los llevaron a ese lugar», dijo en entrevista con Samuel Cuervo para MILENIO Televisión.

Stu Velasco detalló que las autoridades de México exhortaron al gobierno de Guatemala a contribuir en la investigación, por lo que se llevó a cabo un operativo con la gente de la Interpol de Guatemala y policías de investigación criminal para aprehender a Duarte.

«En ese momento se contaba con una orden de aprehensión y con una alerta internacional y después de haber trabajado ciertos elementos de investigación e indicios de que él (Javier Duarte) se encontraba hospedado en ese hotel, se hace una operación para hacer un cerco estratégico y evitar que él pudiera irse de alguna forma», añadió.

Javier Duarte aseguró que pactó con mandos del gobierno de Enrique Peña Nieto para entregarse a las autoridades, a cambio de que no molestaran a su familia.

#Suave Patria

Sedena reconoce que 3 elementos de GN fueron detenidos por secuestro

Las fiscalías Antisecuestro del Estado de México y Guerrero dieron a conocer que los detenidos tenían secuestrado a un menor.

Por Redacción, 2019-07-16 21:07

México.- La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) reconoció que tres elementos de la Policía Militar, adscritos a la Guardia Nacional, fueron detenidos por integrar parte de una banda de presuntos secuestradores que operaba en Huehuetoca, Estado de México.

Las fiscalías Antisecuestro del Estado de México y Guerrero dieron a conocer que los detenidos, activos en el nuevo cuerpo de seguridad nacional, tenían secuestrado a un menor que sustrajeron desde el pasado 18 de junio en la comunidad Molonga, municipio de Petatlán, Guerrero. El menor de 14 años de edad finalmente fue liberado.

Mediante un comunicado de prensa, la Sedena señaló que “tuvo conocimiento y participó desde un inicio de las investigaciones, coadyuvando con las autoridades civiles” en la recuperación del menor de edad y continuará en las investigaciones.

“La Sedena, bajo ninguna circunstancia tolerará acciones contrarias a la disciplina y al derecho, pero principalmente aquellas que atenten en contra de los ciudadanos del país, ni fallará al compromiso adquirido con todo el pueblo de México, de garantizar los objetivos de paz y seguridad establecidos en la estrategia de gobierno”, señaló la institución.

A decir de la Fiscalía Especializada de Secuestro del Valle de México y la Fiscalía Especializada Contra el Secuestro de Guerrero, dos de soldados detenidos pertenecen al 20/o Batallón de la Guardia Nacional y uno más al 19/o. Todos con sede en el Estado de México.

Se trata de Diana Paola “M”, de 23 años, soldado de la Policía Militar en activo; Atilano “M”, de 26; Jorge Luis “B”, de 25, identificado como cabo motociclista, en activo; y Everardo “S”, de 28 años, identificado como cabo en activo, quienes ya se encuentran a disposición de las autoridades mexiquenses.

#Suave Patria

Obesidad aumentó 4% en últimas 3 décadas entre las mujeres mexicanas

México sufre los dos rostros aparentemente opuestos de la inseguridad alimentaria: el hambre y la epidemia de sobrepeso.

Por Redacción, 2019-07-16 20:24

México.- La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) reveló que la obesidad entre las mujeres mexicanas aumentó 4% en las últimas tres décadas, debido a que los alimentos “frescos y nutritivos” se volvieron relativamente más caros que los productos ultra procesados e hipercalóricos que son importados desde Estados Unidos.

De acuerdo con un informe de la FAO, la humanidad sufre cada vez más la inseguridad alimentaria y toma dos rostros aparentemente opuestos: el hambre, que afecta actualmente a 820 millones de personas en el planeta, y la epidemia de sobrepeso y obesidad, que padecen más de 2 mil 400 millones de personas, entre ellas 171 millones de niños menores de nueve años.

En su reporte, el organismo detalló que 42.5 millones de personas en América Latina sufren subalimentación, principalmente por la situación que se vive en Sudamérica, donde el hambre aumentó de 4.6% en 2013 a 5.5% en 2018.

“El aumento en el hambre está estrechamente relacionado con la desaceleración económica general de la región. Las caídas en los precios de los productos básicos desde 2011 llevaron a un deterioro en las finanzas públicas de muchos países dependientes de la exportación de productos básicos”, puntualizó.

De igual manera, observó que en América Latina el desempleo urbano creció 1.6% desde 2015, y a la par se redujo el PIB, lo que afectó a las poblaciones más vulnerables e incrementó el número de pobres en la región: de 166 millones a 175 millones entre 2013 y 2015, equivalente a 28.1% y 29.2% de la población, respectivamente.