Guerrero.- A 10 años del asesinato del diputado perredista Armando Chavarría Barrera, pedirán a la Fiscalía General de la República (FGR) que atraiga el caso ante las irregularidades cometidas por la Fiscalía General del Estado (FGE).

Las actividades por los 10 años del asesinato de quien fuera el presidente de la Comisión de Gobierno iniciaron a las ocho de la mañana de este martes con una visita a su tumba en el panteón Central en Chilpancingo, donde acudieron su viuda Martha Obezo Cázares, sus hijos e integrantes del PRD.

Después de las 10 de la mañana en una segunda actividad se realizó una ofrenda floral y guardia de honor en el busto de Chavarria en el Congreso local, ahí su viuda adelantó que pedirá a los diputados su intervención para que el caso sea atraído por la FGR ante las irregularidades en las autoridades locales.

"Ahora siento un atisbo de esperanza, se perciben señales de cambio en el país por eso hemos considerado solicitar la atracción del caso por la Fiscalía General de la República, en Guerrero en 10 largos años solo han prevalecido un cúmulo de graves irregularidades y ya no hay nada que esperar", reprochó.

Será en los próximos días cuando soliciten al Congreso su intervención para que la Fiscalía atraiga el caso, adelantó.

Es el colmo de la burla, dijo, el expediente del caso ha sufrido todo tipo de atracos, mutilado, trasegado en la opacidad y hace dos años fracasó el último intento por cerrar el caso.

Recordó que el exfiscal Xavier Olea Peláez, ahora abogado de Rosario Robles Berlanga vinculada a proceso por uso indebido del servicio público, turnó el expediente para su consignación al Tribunal Superior de Justicia (TSJ) y en 2010 se pretendía responsabilizar a personas vinculadas con la guerrilla: "el grave problema es que nunca ha existido una investigación que soporte la consignación del expediente".

Ante diputados, Obezo Cázares pidió que el 20 de agosto, día en que asesinaron a Chavarría Barrera, se declare día de luto y la bandera sea izada a media asta.

Obezo Cázares señaló que el asesinato de Chavarría Barrera marcó el inicio de una nueva escalada de crímenes atroces y de lesa humanidad, "demostró que Guerrero seguía siendo el huevo de la serpiente, el lugar donde se incuba y consumen las peores infamias, y es que como nada se castiga, la impunidad se ha naturalizado".

En la ofrenda floral participó el presidente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) del Congreso, Antonio Helguera Jiménez, el coordinador de los diputados perredistas, Celestino Cesáreo Guzmán, la presidenta de la Mesa Directiva, Verónica Muñoz Parra y el dirigente del PRD en Guerrero, Ricardo Barrientos Ríos, además de diputados.

Chavarría Barrera fue asesinado cuando salía de su domicilio el 20 de agosto de 2009. Su familia y grupos al interior del PRD responsabilizaron de su crimen al entonces gobernador Zeferino Torreblanca Galindo.