Chilpancingo, Guerrero.- Debido a las amenazas del Frente Unido de Policías Comunitarias del Estado de Guerrero (FUPCEG), el obispo de la diócesis Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza, no puede transitar hacia los pueblos de Xochipala hacia Tlacotepec.

Entrevistado luego de la misa dominical en Chilapa, el obispo reconoció que ha sido acusado por el FUPCEG de parcial y dar voz a la gente desplazada desde el mes de noviembre del 2018, varios de ellos señalados de operar para el Cartel del Sur.

De acuerdo con el obispo, el vocero del FUPCEG y ese grupo armado lo tienen amenazado y han advertido que si va a esa zona será detenido y reeducado, como señalan las normas comunitarias.

"Yo no estoy con un grupo ni otro, estoy a favor de un derecho humano que cada persona tiene derecho de tener en dónde vivir, también hay un derecho a tránsito y ellos (FUPCEG), son árbitros y deciden quién puede o no pasar", reclamó Salvador Rangel

El pasado mes de noviembre del 2018 más de 3000 policías comunitarios irrumpieron en la localidad de filo de caballos, municipio De Leonardo Bravo, y tomaron ese poblado y varios más que conectan al corredor Xochipala-Tlacotepec.

Durante esta acción cientos de familias fueron desplazadas, muchos de los desplazados han sido señalados de participar con el grupo delictivo Cartel del Sur, el cual ha sido replegado hacia la cabecera municipal de Chichihualco.

"Me dicen que me van a retener y reeducar, están mal deberían desplegarse hacia sus pueblos", consideró.

El obispo le recordó a Salvador Alanís que hace algunos años le pidió intervención para pacificar Tierra Colorada -donde Alanís tenía el liderato del extinto FUSDEG-.

Entre otros temas consideró que en el municipio de Chilapa hay una importante reducción de crímenes, especialmente de homicidios, y afirmó que los que existen "son por venganza" y no por crimen organizado.

"Yo celebro que hayan dejado el camino de ser sicarios pero muchos no lo han dejado todavía hago un llamado a esas personas que normalizan su vida y dejen en paz a nosotros", dijo monseñor.