Guerrero.- A través de un comunicado, los cuatro obispos de Guerrero reprocharon los altos niveles de violencia en la entidad y el intento de legislar en contra de la vida.

Ayer la provincia eclesiástica, conformada por la Diócesis de Chilpancingo-Chilapa, Acapulco, Ciudad Altamirano y Tlapa, se reunió para revisar la agenda pastoral en el estado.

Posteriormente, en un comunicado la Provincia Eclesiástica refirió que eran preocupantes las situaciones de violencia que se han agudizado en diversas regiones.

Lamentaron que a causa de la violencia, decenas de familias hayan sido forzadas a dejar sus hogares y pueblos en busca de prosperidad.

En el documento, la iglesia refiere que hace falta camino para para valorar y cuidar el el patrimonio cultural de los pueblos indígenas y la riqueza bio-ecológica.

"Hemos sido testigos de los intentos de legislar en contra de la vida, el matrimonio y la familia", se suscribe en el documento.