México. Notimex.- Los olanes de colores en sus faldas tomaban vuelo en cada vuelta, bailaban, gritaban y lanzaban pétalos de rosas y de momentos las consignas al festejado, “es un honor estar con Obrador”.

Apenas aclaraba el día, pero las autodenominadas Adelitas llegaron a uno de los accesos de Palacio Nacional aproximadamente a las seis de la mañana acompañadas de mariachis, para entonar "Las Mañanitas" al presidente Andrés Manuel López Obrador.

El jolgorio sobre la calle Moneda impedía la circulación y entre trabajadores de Gobierno, militares, comerciantes, policías, reporteros, paseantes y los autos que circulaban, ellas festejaban el cumpleaños 66 del mandatario.

“El mariachi loco quiere bailar, el mariachi loco quiere tomar”, entonaban los músicos, “Presidente, presidente, presidente, ¿dónde estás?, ¿dónde estás?, vente con tu pueblo, vente con tu pueblo a festejar a festejar”, gritaban.

Algunas fallaban en las consignas, pero con un poco de adiestramiento de la que parecía su líder, -una mujer de pelo cano que se le puede ver regularmente en movilizaciones caracterizada para la ocasión, ya sea como periodista, Adelita, monja o militar- al segundo intento las demás mujeres lanzaban correctamente la porra.

El presidente estaba informado, les agradeció a ellas, a los que les llevaron serenata desde las 00:00 horas de este miércoles al pie del balcón principal del Palacio Nacional donde reside, y también dio las gracias a los mexicanos que asegura, son “millones que lo están apoyando”.

Nacido en 1953 en el poblado de Tepetitlán en el municipio de Macuspana, Tabasco, el mandatario se dijo orgulloso de su año de nacimiento, reveló su gusto por las estrofas: “yo también nací en el 53 y jamás le tuve miedo a vivir (…) no me pesa lo vivido, me mata la estupidez” que son parte de una de sus canciones favoritas, Yo también nací en el 53, que interpreta la cantante española Ana Belén.

A sus 66 años, en su conferencia matutina, como regularmente lo hace, compartió una anécdota a raíz de la discusión pública que se da en el país por el asilo que México da a Evo Morales, exmandatario de Bolivia, y en donde a decir de López Obrador emergieron el clasismo y racismo oculto pero existente en la sociedad mexicana.

“Cuando era jefe de gobierno (…) iban a donar a la Ciudad de México una réplica de una cabeza Olmeca y deciden ponerla en Santa Fe en uno de los cruces. El día del evento (…) pasaban los carros y volteaban a ver (…) de repente pasa una señora con un carro elegante, me ve, baja el vidrio y grita ‘Andrés Manuel eres un naco’, entonces eso hay, todavía se padece de eso en nuestro país, se oculta, pero hay racismo”.

Para el tabasqueño el racismo, asegura, es uno de los retos que también enfrenta su gobierno, pero pese a esa ofensa en 2004, un intento de desafuero, un paro cardiaco, tres campañas presidenciales y una victoria apabullante, en su día de cumpleaños él agradece los mariachis, las mañanitas, los recados y los presentes que le han hecho llegar.

Este 13 de noviembre, el presidente mexicano pidió permiso de presumir lo que considera un agasajo de la vida, “les quiero presumir algo, ¿se vale? Bueno, dos héroes que admiro, que son mis guías políticos y espirituales, nacieron en el 53, Miguel Hidalgo, en 1753; y José Martí, en 1853. Me rayé ¿verdad?”, dijo y lanzó una carcajada para finalmente autofelicitarse.

“Felicidades, ahí nos vemos. Adiós” y salió de la conferencia mientras afuera los mariachis seguían cantando y las Adelitas bailando.