México.- El presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó este miércoles que en su gobierno no hay funcionarios con conflictos de intereses, como respuesta a la acusación emitida un día antes por Carlos Urzúa al momento de presentar su renuncia a la titularidad de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

En su conferencia de prensa matutina, el mandatario descartó iniciar una investigación interna entre sus colaboradores, luego de que Urzúa Macías acusara en su carta de renuncia una "inaceptable imposición de funcionarios que no tienen conocimiento de hacienda pública" motivada por "personajes influyentes del actual gobierno con un patente conflicto de interés.

A pregunta, López Obrador reconoció que el exsecretario se refería a Alfonso Romo, el jefe de la Oficina de la Presidencia, como uno de los colaboradores con posibles conflictos de intereses; sin embargo, resaltó que en su gobierno no se toleran actos de corrupción.

Asimismo, agradeció a Urzúa por la sinceridad con la que siempre se condujo en su paso por la SHCP, y agregó que le planteó anunciar oficialmente su renuncia el próximo sábado 13 de julio a fin de no desestabilizar los mercados, pero el presidente descartó está posibilidad pues dicha práctica corresponde al pasado.

Urzúa renunció este martes como secretario de Hacienda y Crédito Público, información que dio a conocer a través de Twitter.

Dijo que "discrepancias en materia económica hubo muchas. Algunas de ellas porque en esta administración se han tomado decisiones de política pública sin el suficiente sustento."