México.- El presidente Andrés Manuel López Obrador rechazó aplicar mano dura en las manifestaciones, como demandó la Arquidiócesis Primada de México después de realizarse los actos vandálicos en la manifestación de la Ciudad de México.

“No soy partidario de la Ley del Talión. No creo en el ojo por ojo, el diente por diente, porque si a esas vamos nos quedaríamos muertos o chimuelos. No creo que el mal pueda enfrentarse con el mal”, aseveró durante la conferencia mañanera.

El primer mandatario reiteró que la paz y la tranquilidad son prioridad en su gobierno, por lo que descartó cualquier tipo de reacia.

Desde la semana pasada ha comentado, que respaldarán la decisión de la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, de no abrir ninguna carpeta de investigación en contra de quienes vandalizaron monumentos históricos como el Ángel de la Independencia.

Sobre los feminicidios afirmó que atenderán los casos y los gobernadores de los estados de la República, ya realizan reuniones de gabinete de seguridad, para atender la problemática.