6. Jurassic World: Fallen Kingdom. Aquí no estamos de acuerdo. La consideramos una de las películas más divertidas de 2018. Pero tiene un problema esta cinta. Si la intentas ver como sucesora de Jurassic Park es insultante.

Pero si la tomas por lo que es: un viaje absurdo y divertido de un parque de atracciones. En realidad es una de las experiencias más descerebradas y entretenidas que hemos vivido en mucho mucho tiempo.

5. The Meg. Jason Statham contra un Megalodón. ¿Qué podría salir mal? En verdad la película no es mala. Pero tiene problemas de ritmo, muy propios de las producciones asiáticas. Y el planteamiento daba para algo más épico.

4. Red Sparrow. Se supone que era algo así como la película de Black Widow sin Black Widow. Pero palidece horrible contra Atomic Blonde o hasta The Girl In The Spider’s Web.

3. The Nun. Esta cinta prometía mantener el legado iniciado con The Conjuring y lo logró a medias. Similar a The Meg. Es una película entretenida que debía darle más a sus fans.

2. Fifty Shades Freed. Tal vez la película más odiada de forma unánime en todo el año. Si la primera era terrible esta cierra con creces la pena.

1. Venom. Esta es nuestra mayor protesta. Si Venom se hubiese estrenado hace 18 años sería un filme legendario. Y lo que aquí vemos no es perfecto. Pero vaya que es divertida. Es la Spawn que nos debía la década de los 90.