México.- México tiene los peores índices de diabetes, de amputaciones y el mayor número de ingresos hospitalarios a causa de complicaciones asociadas a esta enfermedad, en comparación con todos los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), hecho que muestra el complejo panorama de la salud pública en nuestro país.

La OCDE presentó su informe Health at a Glance 2019 y los resultados son poco alentadores porque muestran cómo la obesidad, el sobrepeso y las enfermedades crónico degenerativas como la diabetes son un gran reto para el Sector Salud, ya que advierte que los recursos para la atención primaria de la salud no son suficientes para abordar esta problemática.

México ocupa el primer lugar en diabetes de toda la lista de países, porque 13.1% de la población sufre de este padecimiento, más del doble del promedio de la OCDE, que es de 6.4%. Le siguen Turquía, con 12.1%, y Estados Unidos, con 10.8%.

A nivel mundial se estima que hay 425 millones de personas viviendo con diabetes, enfermedad que consiste en que el cuerpo no tiene la capacidad de regular los niveles excesivos de glucosa en la sangre, puede ser de dos tipos, la 1 es de origen genético y la 2 es a causa de la mala alimentación y la poca actividad física.

En 2017, esta enfermedad causó 4 millones de muertes en el mundo y para el año 2045 se estima que 629 millones de adultos la padecerán. En México, la incidencia de diabetes ha ido en aumento, de la mano del alza en las estadísticas de obesidad y sobrepeso, de las que también alerta la OCDE.

El organismo destaca que el tratamiento de las personas con diabetes es fundamental para el cuidado de su salud, principalmente en el nivel de atención primaria, ya que de esto dependerá que no se presenten serias complicaciones en las que los pacientes requieran hospitalización.

Ese es otro de los retos de México, ya que tiene también el peor índice de amputaciones de piernas a causa de diabetes, con una incidencia de 20 casos por cada 100 mil personas, más del triple del promedio de países de la OCDE, que es de 6.4, y 20 veces superior al de Islandia, que tiene 0.9 casos y es la cifra más baja de esta lista.

El organismo destaca que en nuestro país se registran 249 hospitalizaciones, por cada 100 mil habitantes, a causa de diabetes, las cuales podrían haberse evitado. De nuevo México encabeza esta lista, ya que esta cifra es superior a las 129 admisiones que tienen en promedio los Estados miembros de la OCDE, sólo le siguen Corea, con 245, y Turquía, con 222.

Asimismo, somos el segundo lugar en obesidad y sobrepeso en adultos porque 72.5% de los mexicanos están en esa condición, sólo nos supera Chile, con 74.2%. En niños, nuestro país ocupa el séptimo puesto de la lista, con 37.7% de menores con algún grado de obesidad, mientras que el promedio de países de la OCDE es de 31.4%.

Otro de los problemas de salud que destaca en el informe es la alta tasa de mortalidad por infarto al miocardio tras 30 días de ingreso al hospital, ya que tenemos un promedio de 27.5 por cada 100 admisiones en personas de 45 años o más, cifra muy lejana del promedio de la OCDE es de 6.9% y hasta de Letonia, que ocupa el segundo puesto con 13.4.

En el área de atención a la salud de niños, resalta que también tenemos la peor estadística de supervivencia de leucemia linfoblástica, con una tasa de 52.7%, mientras que el promedio del organismo es de 83.7.

De acuerdo con la OCDE, gran parte de estos problemas de salud de los mexicanos se debe a que a pesar de los esfuerzos no se ha logrado que todos tengan acceso a los servicios de salud. México tiene el índice más bajo de cobertura de servicios básicos de salud, con un promedio de 89.3%, de todos los Estados miembro.

La inversión que hace el gobierno al Sector Salud tampoco ha sido suficiente, porque se se destina un gasto per cápita de mil 138 dólares (aproximadamente 21 mil 739 pesos), mientras que el promedio de la OCDE es de 3 mil 994 (76 mil 297 pesos).

Señala también que México invierte sólo 5.5% del Producto Interno Bruto en el sistema de salud, menos recursos que los demás países de la organización, que destinan 8.8% de su PIB en promedio.

Ante esta situación, la OCDE alerta que persisten barreras de acceso a servicios y elevados gastos de bolsillo, así como brechas en el financiamiento del sistema de salud, lo que representa un reto para las autoridades. De hecho, el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador busca revertir esas tendencias con la transformación del Sector Salud hacia la universalización, a través de la creación del Instituto de salud para el Bienestar.

Sin embargo, aún existen dudas sobre los alcances de estas medidas, si los recursos serán suficientes y si las nuevas estrategias y programas podrán cambiar los altos índices de obesidad, diabetes y las enfermedades que más afectan la salud de los mexicanos.