#Suave Patria

Odebrecht, el monstruo corrupto de Latinoamérica y México | Opinión

Los expertos sostienen que esta compañía brasileña tenía el poder de paralizar la economía cualquier país.

Por Lucía Deblock, 2019-05-28 15:27

México.- En marzo del 2018 los ojos del mundo se centraron en Lima, Perú debido a la renuncia del presidente Pedro Pablo Kuczynski acusado de lavado de activos y colusión, en medio de una profunda crisis política cruzada por la corrupción y vinculada con el gigante de de construcción latinoamericana Odebrecht. Los expertos sostienen que esta compañía brasileña tenía el poder de paralizar la economía cualquier país, a través de la suspensión de los proyectos estructurales más importantes.

Antes de Kuczynski, el expresidente Ollanta Humala estuvo detenido más de ocho meses y, al igual que a su esposa, se le prohibió salir del país, tal como sucedió a Keiko Fujimori, también bajo el yugo de la investigación. Perú se disponía a solicitar la extradición del exmandatario Alejandro Toledo presidente entre los años 2001 y 2006, que había huido a Estados Unidos intentando evadir los cargos en su contra por su presunta implicación en el caso de colusión y lavado de dinero. Pero fue el suicidio del expresidente Alan García presidente en los periodos 1985-1990 y 2006-2011 lo que cimbró a la comunidad latinoamericana que, hasta entonces, miraba con fruición la caída de líderes corruptos.

De acuerdo a documentos publicados el pasado diciembre por el Departamento de Justicia de Estados Unidos, funcionarios de Odebrecht admitieron haber pagado alrededor de 788 millones de dólares en sobornos, en 12 países de América Latina y África.

Gráfica sobornos
Odebrecht pagó 788 millones de dólares en sobornos.

A pesar de que el gobierno de Rafael Correa en Ecuador expulsó del país a Odebrecht en 2008, confiscó los bienes y arraigó a sus funcionarios de mayor nivel tras fallos en la hidroeléctrica San Francisco entregada un año antes y licitada en el año 2000, rechazó la información de EU y se niega a procesar el caso hasta no obtener pruebas que lo sustenten.

Basta el ejemplo de Perú y Ecuador por estar en los extremos de la cuerda para darnos cuenta de los nocivos efectos, sin embargo, en el resto de los países afectados por la urdimbre de corrupción, las consecuencias de las investigaciones han afectado prácticamente a todos[1] y ha dejado una clara y vergonzosa muestra de la institucionalización de la corrupción en toda Latinoamérica, no obstante ha dado como resultado juicios y arrestos de políticos y funcionarios de alto nivel y vuelcos políticos insoslayables. Sin embargo, hay dos notables excepciones: México y Venezuela.

El eficiente limbo legal aplicado a todos los asuntos sensibles mexicanos, culminó con el despido del fiscal electoral Santiago Nieto, causando la indignación de la sociedad. Al parecer el nuevo gobierno de AMLO ha desempolvado las investigaciones del fiscal hoy titular de la Unidad de Inteligencia Financiera de SHCP y ha dispuesto una serie de medidas cautelares, aunque insuficientes, contra los responsables; entre ellos destaca el nombre de Emilio Lozoya Austin, quien ha sido inhabilitado para ejercer algún cargo público por 10 años, además del congelamiento de sus cuentas bancarias, toda vez que se identificó en el sistema financiero nacional e internacional que se llevaron a cabo múltiples operaciones con recursos que presuntamente no proceden de actividades lícitas, mismos que presumen ser derivados de actos de corrupción. La SFP ha anunciado una multa de 620 millones de pesos, aunque no queda claro a cuál de los funcionarios involucrados, como medida de resarcimiento por el mal uso de los recursos públicos. Sin embargo, sigue siendo insuficiente para los mexicanos cansados de los abusos e ilícitos de los políticos.

Triangulación de recursos, empresas fantasmas, ocultamiento de cuentas con movimientos bancarios  millonarios, encubrimientos, nepotismo, evasión y deslinde de responsabilidades son parte del lenguaje de la corrupción con la que nos hemos tenido que familiarizar a golpe de desmenuzar las actividad de muchos de nuestros funcionarios. Odebrecht ha negociado con los países afectados proveyendo información para crear un minucioso mapa de las redes que involucran a funcionarios, obras y montos que componen en oprobio nacional. Los mexicanos sabemos que es tiempo de limpiar la casa, necesitamos conocer esa información, aunque tal vez no encontremos muchas sorpresas.

A México le urge un golpe contundente contra la corrupción, un castigo ejemplar con penas de cárcel que descoloque la cimiente putrefacta sobre la cual muchos políticos, funcionarios, medios y empresarios han fundado sus emporios. A los mexicanos nos apremian castigos históricos contra el abuso y el despotismo, que nos haga sentir correspondencia entre las promesas de AMLO de acabar con la corrupción y el voto emitido con confianza y esperanza, tal vez a partes iguales.

Al nuevo gobierno de AMLO le hace falta determinación para asestar un golpe contundente y demoledor que se ajuste a su retórica, le urge ser recíproco con un pueblo noble y también hastiado, que confío en él. Y no, no es venganza, se llama justicia.

[1] http://redanticorrupcion.com/informes/como-afecta-el-caso-odebrecht-a-los-paises-de-america-latina/
#Suave Patria

Marina Núñez calma los ánimos y ofrece democratización en el Fonca

‘‘El Fonca es nuestra gran veta de escritores, grupos teatrales, músicos y creadores en distintas disciplinas», declaró la titular de la dependencia.

Por Redacción, 2019-06-20 10:06

México.- El Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca) no desaparece ni se encuentra en proceso de desmantelamiento, ‘‘está asegurado presupuestal y estructuralmente, no sólo en lo que resta del año, sino durante todo el sexenio”, afirma Marina Núñez Bespalova, secretaria ejecutiva de ese organismo público que forma parte de Secretaría de Cultura federal (SC).

En entrevista con La Jornada, la funcionaria detalla los planes de la SC para ‘‘fortalecer” al Fonca, instancia que, dice, ya pasó por los recortes para adecuarse a la austeridad republicana ordenada por el presidente Andrés Manuel López Obrador, los cuales ‘‘no tocaron lo sustantivo, incluso tuvimos un pequeño incremento”.

Hace unos días, la senadora Jesusa Rodríguez declaró a los medios que las becas que el Estado otorga a los artistas a través de esa figura deberían desaparecer y que los creadores tendrían que buscar recursos en el sector privado.

Núñez responde que ‘‘los creadores no son una casta de privilegiados ni algo vanidoso, hay que quitarnos la idea de que el Fonca ha sido un gasto. No, esto es una inversión en productos culturales, en creadores, en el alma del país, y el Estado tiene esa obligación, pues la cultura es materia primordial en el desarrollo de una nación”.

Adelanta que se construye la estructura administrativa (que no existía) para que el Fonca sea una Dirección General de Estímulos a la Creación, ‘‘eso es fortalecerlo y se van a hacer también nuevas líneas de operación, se va a firmar un nuevo contrato de mandato, nos vamos a cambiar a otra fiduciaria, esto va a implicar nuevas reglas, más a nivel administrativo, pero lo que nos asegura es la no desaparición delos 12 proyectos que el fondo ha venido manejando (Jóvenes Creadores, Sistema Nacional de Creadores, Creadores Eméritos, Creadores Escénicos, México en Escena, etcétera), los cuales se podrán incrementar si se aumenta el presupuesto”.

La secretaria ejecutiva del Fonca añade que, por ejemplo, ‘‘se va a volver a un verdadero esquema de intercambio de residencias artísticas, el cual se fue diluyendo, lo vamos a fortalecer, estamos trabajando con embajadas. Esa convocatoria está temporalmente suspendida hasta no tener un programa más rico que retribuya culturalmente a los países participantes. Además, vamos a sacar dos convocatorias nuevas a fin de año: una dirigida a músicos tradicionales y la otra será un programa específico para grupos y profesionistas que trabajan con públicos infantiles y juveniles. Si vamos a hacer la apuesta de formación de nuevos públicos, de gente sensible desde la primera infancia a las manifestaciones culturales, tenemos que apretar ahí un poquito el tornillo y fijarnos en los profesionales que están haciendo un trabajo inmenso en toda la República y en todas las disciplinas”.

Lo anterior no significa un ‘‘desmantelamiento” de la institución, aclara, ‘‘y qué bueno que me dan la oportunidad de ratificarlo: la secretaria de Cultura, Alejandra Frausto, reconoce que la mayor parte de la oferta cultural que está en carteleras no sólo de la Ciudad de México, sino de todo el país, proviene del Fonca, que no aparezca el logo, no quiere decir que no esté relacionado.

‘‘El Fonca es nuestra gran veta de escritores, grupos teatrales, músicos y creadores en distintas disciplinas; varios archivos fotográficos se han rescatado gracias a proyectos de coinversiones. El valor del Fonca está ahí. Éste es una gran caja de desarrollo cultural, en sentido financiero, queremos reformarlo más a ese nivel, democratizarlo.

‘‘No es posible que a estas alturas dudemos si el Fonca funciona o no. Obviamente ha revolucionado el escenario cultural, pero tiene que ser más inclusivo, abrirse más a los estados. Integrantes del Sistema Nacional de Creadores (SNC) nos han dicho que nos ayudarán y estamos tejiendo una buena red solidaria para que haya opciones y no sea tan difícil ingresar y obtener un apoyo del Fonca, pues una manera de democratizar es abrir la puerta y facilitar que entres”.

Cuando llegó a hacerse cargo del Fonca, luego del desencuentro de la comunidad de becarios hace unos meses con el anterior titular del organismo, el escritor Mario Bellatin, Marina Núñez recibió la encomienda de ‘‘ordenar lo más que se pueda y reforzarlo; jamás se ha hablado de desaparecer el Fonca, lo cual sería un error, al contrario, queremos que dé más porque tiene mucho potencial”.

El optimismo de la funciona-ria también se enfoca en hacer ‘‘de verdad efectivo” el Programa de Retribución Social del fondo, el cual, explica, es ‘‘un instrumento implementado desde 2011 que organiza al año mil 500 actividades culturales en promedio; vamos a incrementarlo”. También se enfocarán en reforzar las donaciones privadas y reglamentarlas, quizá mediante una ley de mecenazgo.

En septiembre, continúa Marina Núñez, se darán a conocer los resultados de las convocatorias de las becas a Jóvenes Creadores yde quienes serán seleccionados para ingresar al SNC. En la primera se recibieron casi 2 mil solicitudes y en la segunda alrededor de mil 600.

‘‘Si seguimos los parámetros de los años anteriores, más o menos se elegirán a poco más de 300 jóvenes becarios y a 500 para el SNC. Se trata de una cifra un poco mayor que el año pasado, y vamos a ver si la incrementamos en 2020 cuando ya se tengan los nuevos parámetros. Este año el presupuesto sigue siendo el mismo, y por supuesto la cifra de becarios debe ser la misma, no habrá reducción”.

La funcionaria solicita a la comunidad cultural ‘‘tener un poco de paciencia, los proyectos que estamos lanzando desde el Fonca se van a ver un poco más adelante, pero es un tren que está ya en marcha; nuestra prioridad son las convocatorias, ajustarlas, hacerlas más transparentes, incluidos los mecanismos de selección; por ejemplo, los jurados ya no los elige nadie, se insaculan en una base de datos de acuerdo con ciertas reglas. El gran reto es no hacer cotos de poder con cada comité evaluador.

Este texto fue tomado de: https://www.jornada.com.mx/2019/06/20/cultura/a03n1cul?partner=rss

‘‘Vivimos en un país donde las diferencias sociales aún son muy grandes, por eso todavía hay que trabajar en muchos programas sociales de salud, y la cultura siempre acompañará esos programas, los cuales no podrían sobrevivir sin apoyo estatal atrás. El fondo es uno de los mecanismos del Estado que funcionan, hay que fortalecerlo. Hay Fonca para muchos años”, concluye.

#Suave Patria

AMLO deja en vilo juicio a expresidentes corruptos

El presidente empieza a echarse para atrás en este tema y sólo lo pondrá en marcha si la gente lo presiona.

Por Redacción, 2019-06-20 09:48

México.- “Si es indispensable se hace, pero yo no creo que debamos estar anclados en el pasado, debemos ver hacia adelante, solo que sea mucha la exigencia de la gente”, expresó el presidente Andrés Manuel López Obrador sobre una posible consulta ciudadana para enjuiciar a expresidentes mexicanos por corrupción.

Al ser cuestionado sobre este tema, en su conferencia de prensa en Palacio Nacional, refrendó su postura de apostar hacia la verdadera transformación y no a lo espectacular, “tal vez sería más fácil y hasta popular, pero sentimos que lo mejor es sentar las bases para que no se repitan actos de corrupción”, expresó.

El mandatario federal, agregó que ante el debate que se ha generado sobre este tema él apuesta a ir hacia adelante, “pero en la democracia valemos lo mismo, tenemos la misma autoridad y valemos todos los ciudadanos”, por lo que si hay una demanda ciudadana, “votaría por pensar en el futuro y gobernar con el ejemplo de honestidad, que me juzguen a mí”.

#Suave Patria

Calderón encubrió la corrupción de Vicente Fox

Función Pública encontró oficios que evidencian la destrucción de cuando menos 50 cajas con documentos de una investigación de fiscalización.

Por Redacción, 2019-06-20 09:32

México.- La Secretaría de la Función Pública (SFP) acusa a Felipe Calderón de encubrir actos de corrupción de su antecesor Vicente Fox relacionados con la remodelación y adquisición de bienes de Los Pinos, otrora residencial oficial de los presidentes.

Irma Eréndira Sandoval señaló a través de su cuenta de Twitter que la SFP que encabeza no desapareció el expediente de Fox Quesada, presidente de México del 2000 al 2006, luego de acusaciones en medios.

La revista Contralínea detalla que Función Pública encontró oficios que evidencian la destrucción de cuando menos 50 cajas con documentos de una investigación de fiscalización, misma que recabó irregularidades como: Tráfico de influencias, adjudicaciones directas, subcontrataciones, pagos anticipados, sobreprecios, incumplimiento y duplicidad de convenios, triangulación del gasto público y ausencia de bienes, entre otros.

“Los documentos relacionados a la auditoría fueron dados de baja del archivo de la institución en 2008”, es decir, el segundo año de gobierno de Calderón Hinojosa.

La Oficialía Mayor de la Función Pública solicitó en noviembre de 2007 al Archivo General de la Nación la autorización para dar de baja 308 expedientes correspondientes a los años 1993, 1998, 2000 y 2001, entre los que se encontraba la auditoría 2015.

Según la información aportada por la SFP en esas cajas se encontraban documentos certificados por el auditor encargado de la fiscalización de la remodelación de Los Pinos, el contador Roberto Muñoz Leos.

La destrucción del archivo se justificó en la administración de Felipe Calderón “por haber suscrito su plazo de conservación precaucionan”, a pesar de que el plazo de conservación establecido en la administración De Vicente Fox había sido de 5 años.

Fue el 17 de abril de 2008 cuando el Archivo General de la Nación aceptó la solicitud para que los documentos fueran desaparecidos para siempre.

Al llegar a la Presidencia, Fox ordenó una millonaria remodelación de la residencia oficial de Los Pinos y favoreció a Humberto Artigas, con quien sostuvo una amistad valuada en más de 60 millones de pesos.

A la firma del arquitecto adjudicó un contrato para remodelar la residencia Miguel Alemán por 30 millones 88 mil 782 pesos. También le benefició con tres contratos más por un total de 31 millones 807 mil 173 pesos.

A otra empresa llamada MYO le adjudicó dos contratos para la adquisición de muebles, equipos, enseres, accesorios y blancos por casi 4 millones de pesos.