De acuerdo con Luis Gerardo Hernández Valdenegro, agresor confeso de la reportera Karla Silva, fue el “señor Alcalde” de Silao, Guanajuato, Enrique Benjamín Solís Arzola, quien ordenó la golpiza sufrida por la periodista el pasado 4 de septiembre, misma que terminó ensangrentada tras recibir golpes y puntapiés.

Dos días después, el 6 de septiembre, en entrevista para un diario local, el edil se había deslindado de los hechos e incluso dijo lamentar el atentado sobre todo “porque se trata de una dama”.

Sin embargo, Hernández Valdenegro, declaró que “su amigo”, el entonces director de Seguridad Pública de Silao, Nicasio Aguirre Guerrero, lo contrató para atentar contra la periodista por ordenes de “los de arriba” junto con Joaquín Oswaldo y José Samuel, también detenidos, mismos que consintieron en participar bajo la promesa de que, “en la siguiente quincena”, 11 días después de realizado el ataque, cada uno de ellos recibiría la cantidad de 5 mil pesos.

Aunque Hernández Valdenegro asegura que nunca habló con las personas a las que Nicasio Aguirre se refería como “los de arriba”; antes el funcionario le mostró la pantalla de su celular, en la que se leía “señor Alcalde”.

Además, el ex director le prometió que, si tenía problemas, la gente de “arriba” se encargaría de ayudarlo y si era detenido “lo sacarían”. El culpable confeso explicó además que el propio Nicasio lo condujo a las oficinas del diario donde trabajaba Karla Silva “para ubicar” a la periodista.

Solís Arzola fue citado a declarar por lo menos en dos ocasiones ante PGJEG. Ambas invitaciones fueron declinadas.

Los tres acusados permanecen en prisión preventiva en el Centro de Readaptación Social (Cereso) de Irapuato, mientras que el presunto autor intelectual del hecho continúa prófugo de la justicia. Redacción.