México.- Con el rostro desencajado, Enrique Meza ha aceptado que fracasó como director técnico del Veracruz, por lo que presentará su renuncia a Fidel Kuri, propietario de los Tiburones Rojos.

La decisión del "Ojitos" se dio tras la goleada del Querétaro sobre los escualos (5-0) en el estadio Luis de la Fuente. Los jarochos llegaron a 33 partidos de Liga sin victoria (ocho empates y 25 derrotas), toda una marca a nivel mundial.

"Voy a hablar con el señor Kuri, no es culpa de los jugadores, no he sabido hacerlos jugar", aseguró el experimentado director técnico. "Si hay que culpar a alguien soy yo, voy a decirle que daré un paso al costado".

El domingo, el Veracruz cumplió un año sin triunfo en la Liga MX y actualmente es último en la tabla de cocientes. En caso de ser último al término del Clausura 2020, tendría que pagar 20 millones de dólares para permanecer en la Primera División, ya que sería reincidente, porque su equipo también fue último en el ciclo futbolístico 2018-19, por lo que debió abonar 120 millones de pesos para permanecer.

"Veracruz no merece lo que está sufriendo", dijo Meza. "Estoy muy avergonzado". Con Meza en el banquillo, los Tiburones Rojos han empatado un partido y cayeron en cinco.