Ciudad de México.- En la Revista del Consumidor correspondiente al mes de agosto, la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) exhibió a las marcas que no contienen jamón ni pavo como lo prometen en la descripción de sus etiquetados.

La Profeco expuso que estas marcas se comercializan en el mercado de México y ofrecen alimentos con diferentes componentes a los especificados en lo enmarcado en sus presentaciones.

El organismo dirigido por Ricardo Sheffield Padilla realizó un estudio a 44 marcas distintas de jamón respecto a las que evaluó distintos factores dentro de sus clasificaciones comerciales.

Por ejemplo, se analizó la calidad sanitaria de los alimentos, las calorías y carbohidratos, fécula, grasa, información al consumidor, sodio, proteína, humedad y el tipo de carne.

"Según el grado de calidad se emplean también otros ingredientes, además de las materias primas cárnicas que sean más baratas. El precio siempre va acorde al tipo de jamón", expuso la Profeco.

Las marcas que salieron mal evaluadas por el organismo fueron las siguientes:

- Sparta Cocido: se autodenomina como jamón de pavo y cerdo pero de acuerdo a su formulación sólo contiene pollo.

- Duby: no cumple con la totalidad de la carne utilizada para el muslo de pavo y tiene 4.6 por ciento menos producto.

- San Rafael: Contiene entre sus ingredientes almidón, lo cual no está especificado en sus ingredientes.

- Cuadritos jamón Virginia: No cumple con el porcentaje de protenína libre de grasa