Ciudad de México.- Observadores de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en México acudieron al poblado de Tetelcingo, en Morelos, para dialogar con familiares que se mantienen en la zona para las exhumaciones de al menos 116 cuerpos de fosas clandestinas.

Durante la tarde de este lunes, cuatro observadores de la ONU dialogaron también con peritos de la Fiscalía General del Estado, para conocer el mecanismo de exhumación de los restos, que fueron utilizadas en marzo del 2014 de manera irregular por dicha dependencia para los cuerpos que no eran reclamados por familiares.

Sin embargo, integrantes de organizaciones sociales afirman que esas fosas clandestinas fueron utilizadas por el crimen organizado.

De acuerdo con la propia ONU, la presencia en esa zona de Tetelcingo tuvo el objetivo de dialogar con los afectados, y buscar “la verdad” y lograr la reparación del daño.

En los próximos días el propio organismo internacional informará en un comunicado el resultado de su recorrido y dialogo con los afectados.

Hasta este lunes, una semana después de haber empezado loso trabajos de exhumación, se han recuperado 53 de los 116 cuerpos que podría haber en la zona.

Integrantes de la Fiscalía General de Morelos, peritos de la PGR, miembros de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, organizaciones civiles y de la Universidad Autónoma de Morelos se mantiene en el área supervisando los trabajos de exhumación.

Por su parte, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, descartó que se tenga algo que ocultar por parte del gobierno, y aseveró que la situación es atendida para dar una solución "transparente".

Pidió que dejen concluir los trabajos y el proceso de investigación para conocer lo ocurrido en el lugar.