La lucha contra el terrorismo y el extremismo en el mundo puede ser contraproducente y crear mayor resentimiento si en ese marco se cometen abusos y se violan derechos humanos, alertó hoy el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.

En una sesión en la Asamblea General de Naciones Unidas (ONU) sobre la promoción de la tolerancia y la reconciliación, Ban advirtió que “el extremismo violento es una prueba global. Nuestra respuesta debe ser resolver el problema, no exacerbarlo”.

Indicó que hay una nueva generación de grupos terroristas como el Estado Islámico (EI) o Daesh (siglas en árabe de EI), así como al-Shabab y Boko Haram, que operan en África, y que amenazan a la paz y seguridad internacional.

“Para proteger a los inocentes, debemos resguardar nuestra brújula moral. Si se cometen abusos a nombre del contraterrorismo, los terroristas sólo obtendrán mayor poder y nuevos reclutas”, afirmó.

El titular de la ONU consideró que “nada es más importante” que mantenerse firme en los principios y en el respeto irrestricto de los derechos humanos, incluso ante las más abyectas provocaciones.

“Llamo a Estados y otros actores con influencia a que consideren de qué manera sus acciones pueden crear un campo fértil para la brutalidad”, aseveró Ban.

Agregó que la justicia es esencial para combatir las causas de raíz del extremismo, así como atender las brechas en la desigualdad en los ingresos y “promover la inclusión”.

“No podemos dejar en los márgenes a ningún individuo, incluyendo minorías religiosas, jóvenes, personas con discapacidades, pueblos indígenas, mujeres y otros que sufren de discriminación”, sostuvo.

Llamó también a que en situaciones de conflicto, se establezcan las bases para la rendición de cuentas, incluso mientras se está trabajando en pos de la paz.

Ban anunció que a finales de este año presentará a la Asamblea General un plan de acción integral para prevenir el extremismo violento, con énfasis en “los valores centrales de paz, justicia y dignidad humana como verdaderas alternativas al odio y al miedo de los extremistas”. Notimex.