#Slider destacado

OPINIÓN | Escuelas al 100 en la Montaña

Con salones improvisados, uniformes remendados y útiles reciclados, es como los niños de la Montaña reciben el año escolar

Por Redacción, 2017-08-22 09:05

Tlachinollan, Guerrero.- Este lunes 21, a las 8 de la mañana llegarán los papás de los niños y las niñas de la escuela primaria bilingüe Raúl Isidro Burgos para sacar la tierra, arreglar las tablas y colocar las láminas de los dos salones improvisados con que cuentan desde hace 10 años. Hasta el momento son 85 alumnos y alumnas de familias migrantes provenientes de las comunidades Na savi de Atzompa y Yuvinani, municipio de Metlatónoc; San Rafael, Tierra Blanquita y San Lucas municipio de Cochoapa el Grande y San Vicente Amole municipio de Copanatoyac.

Varios papás y mamás trabajan como jornaleros en los campos agrícolas de Morelos y Sinaloa. Con el tiempo lograron hacerse de un solar en terrenos pedregosos del ejido de Tlapa. Con muchos esfuerzos lograron asentarse en un desfiladero que han podido arreglar a pico y pala para fundar la colonia san Isidro, que se ubica al sureste de Tlapa, en la salida a Metlatonóc. Sobre lo que fue un basurero fueron retajando el terreno para emparejarlo y armar su casa con tablas y polines. En esta zona accidentada, que en tiempos de lluvia arrastra tierra y piedras hasta la barranca, las familias migrantes se cooperaron para comprar un terreno destinado para su escuela.

Las calles pedregosas son intransitables por lo rudimentario de sus trazos y lo accidentado del terreno. Cada ocho días esperan que llegue el agua, que siempre es insuficiente. Los piperos para subir a las colonias de la periferia cobran 250 pesos el viaje. Las familias que están sobre la barranca carecen del servicio de luz. El drenaje recién lo van a estrenar. Como ya es costumbre entre los presidentes municipales, los desechos desembocarán en la barranca que cruza parte de la ciudad.

Para sobrevivir los esposos que no salen a trabajar como jornaleros, se emplean diariamente como peones, yendo por las mañanas al puente del río jale, para ser contratados. Las familias que se van por varios meses al corte de la caña en el estado de Morelos y al corte de jitomate y chile en Sinaloa, se llevan a sus hijos, porque es imposible sostenerlos permaneciendo en su casa. Los niños y niñas también trabajan. Después de ir a la escuela venden en las calles frutas de temporal en bolsas de plástico. Otros más trabajan en algunas tiendas de ropa y también se las ingenian para hacerse de un cajón de madera para “bolear” los zapatos en el zócalo.

Los niños y niñas no estrenarán en este ciclo escolar sus uniformes, tampoco recibirán útiles escolares. La directora ya comunicó a las mamás y papás, que remienden los pantalones y camisas de los niños para que reutilicen los uniformes. A las niñas que normalmente tejen con el apoyo de sus mamás sus huipiles, les han comentado que a cambio de su blusa que ya no les queda puedan llevar su huipil multicolor. Los tres maestros de esta escuela multigrado, que acompañan en todas las gestiones al comité de madres de familia y al delegado municipal, les han sugerido que armen otros cuadernos con las hojas blancas que no usaron de sus cuadernos anteriores. Esto mismo harán con los útiles que ya están inservibles. Nadie de los docentes sabe el motivo de por qué ya no les llegó el recibo para recibir uniformes y útiles escolares.

Con nada digno podrán iniciar sus clases los niños y niñas de esta escuela bilingüe, que es una muestra en la misma ciudad de Tlapa, de lo que pasa en la mayoría de las escuelas monolingües y bilingües de la Montaña y de otras regiones del estado. Sobre el piso de tierra, que se transforma en lodo cuando llueve, entrarán los alumnos y alumnas a sus salones. Con algunos pupitres destartalados algunas niñas o niños podrán medio sentarse. Con un pizarrón doblado y descarapelado recibirán las primeras lecciones. Sin cuadernos ni lápices nuevos no tendrán la dicha de escribir o dibujar. Sin un espacio para jugar y hacer los honores a la bandera, las maestras y el maestro se las ingenian para formar a las niñas y niños, que en cualquier descuido, corren el riesgo de desbarrancarse. Un salón rustico que fue apoyado por una asociación civil de la ciudad de México, es el salón de lujo donde despacha la directora y donde también da clases a los grupos de quinto y sexto grados.

Esta escuela no está contemplada dentro de las obras programadas para este año. A tanto insistir o más bien perseguir a los funcionarios, las madres de familia lograron arrancarle tres toneladas de cemento al secretario de asuntos indígenas, Gilberto Solano, para lo que hoy llaman la cancha de la escuela. Es el único espacio encementado con que cuenta toda la colonia para el esparcimiento de los niños y niñas, porque no hay terrenos donde puedan jugar. Ante el aguacero que pegó fuerte en la ciudad la semana pasada, elementos de protección civil dieron cuenta del lodazal que cubrió los salones de madera de la escuela. El comité de madres de familia no tuvo otra alternativa que solicitar la intervención de este centro para hacer valer su derecho, ante las autoridades competentes. La emergencia obligó a que el presidente municipal de Tlapa atendiera el caso y verificara la deplorable situación de la escuela. Serán unas láminas para cubrir los techos de los salones y 30 pupitres lo que paliará de momento un problema estructural que enfrentan las escuelas de nivel básico en el estado.

Las autoridades educativas por más que quieran empujar una reforma educativa desde el centro del poder, será imposible implementarla, no solo porque buena parte del magisterio no comparte este modelo educacional que es más administrativo que pedagógico, sino porque no existen mínimamente las condiciones materiales para echarlo a andar. No hay infraestructura educativa y la poca que existe es obsoleta. Son contadas las escuelas de las principales ciudades del estado que tengan las condiciones óptimas para proporcionar a los alumnos y alumnas una enseñanza de calidad. Es sumamente contradictoria la postura de las autoridades que desde las alturas del poder dan órdenes para implementar la reforma sin que vaya acompañada de mayor presupuesto para hacer frente a los rezagos históricos en cuanto a infraestructura educativa.

El incumplimiento de los compromisos asumidos por parte de los funcionarios de la secretaría de educación se lo atribuyen a los cambios que se han dado con la reforma educativa, que al final todo se reduce a la reducción presupuestal y a nuevas normatividades que nadie tiene conocimiento. El malestar sigue acumulándose tanto en el magisterio como entre los mismos padres y madres de familia que ven reducidas sus expectativas de que sus hijos e hijas tengan mejores condiciones en su formación académica. No solo las instalaciones de las escuelas están derruyéndose, sino que los servicios básicos no funcionan. No cuentan con equipamiento mínimo para la impartición de clases, materiales pedagógicos suficientes y apropiados, acceso al internet, libros y salas de computo. Todo se reduce a paliar las demandas, a sobrellevar los problemas, a proporcionar a cuenta gotas ciertos apoyos para disminuir la alta conflictividad. La falta de personal docente se sigue complicando porque ni siquiera se logra contratar a las maestras y maestros que han aprobado los exámenes. La apuesta es administrar los conflictos educativos abriendo la válvula donde la tensión es fuerte. Sin embargo, la consigna federal es imponer la reforma administrativa para maniatar al magisterio con la nueva normatividad obligándolo a negociar dentro de un nuevo escenario que tiene como telón de fondo la reforma educativa.

Ya no habrá inversiones millonarias para mejorar la infraestructura educativa o para crear nuevas escuelas, por el contrario, todo recaerá en los padres y madres de familia y los ayuntamientos. Tampoco se abrirán más plazas de acuerdo con la demanda educativa, se dosificará el número de plazas en lugares más estratégicos, ahondando la inequidad educativa y el trato discriminatorio. No habrá presupuesto para las escuelas rurales, sobre todo, las que se ubican en lugares apartados, porque desde la lógica empresarial son incosteables. Todo tiene que racionalizarse y reducirse de acuerdo con los nuevos parámetros de la educación neoliberal. Habrá inversión educativa donde se garantice que habrá capital humano que retribuya en el nivel superior el dinero invertido. En este modelo educativo no existe la perspectiva del derecho humano a la educación, mucho menos el sentido ético de la justicia social. Por lo mismo, los presupuestos no serán equitativos, ni retribuidos con justeza para achicar la desigualdad. El capital que demanda acumulación de ganancias no permite que se invierta donde se requiere tener un compromiso ético con las poblaciones depauperadas, que están demandando atención básica a sus demandas y que implica destinar recursos financieros donde es urgente emparejar el piso de la desigualdad.

Esta situación obliga a que los ciudadanos y ciudadanas luchen para que el paradigma de la educación conlleve el principio ético de la justicia social, porque la calidad educativa y las escuelas al 100 lo único que están generando en nuestro país, es que se profundice la brecha entre una población mayoritariamente excluida y analfabeta con una minoría empresarial y de un reducido grupo político, que acaparan los recursos públicos y se enriquecen a costa de las niñas y niños pobres que no tienen salones, pupitres, uniformes ni cuadernos para escribir justicia en sus libros de texto.

#Slider destacado

Bandera Nacional exalta la riqueza natural de México

La vivora de cascabel, en la cosmovisión prehispánica, simboliza la comunión del cielo y la tierra, de lo espiritual y lo material.

Por Redacción, 2018-02-24 10:25

México, Notimex.-Además de sintetizar la historia de México, la Bandera Nacional representa riqueza y biodviersidad natural que posee el país, destacó la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

En el Día de la Bandera, que se celebra este 24 de febrero, la dependencia explicó que el Escudo nacional que se encuentra en el centro de la franja blanca del lábaro patrio está conformado por especies emblemáticas como el águila real, el nopal y la serpiente de cascabel.

En su cuenta de Twitter @SEMARNAT_mx, explicó que el nopal está ligado a la identidad nacional desde el mito fundacional de Tenochtitlán; la vivora de cascabel, en la cosmovisión prehispánica, simboliza la comunión del cielo y la tierra, de lo espiritual y lo material.

Mientras que el águila, para los antiguos mexicanos era el ave celestial suprema, luz y vida, símbolo de honor, fuerza y valor del pueblo de Tenochtitlán.

En un comunicado, recordó que la historia que narra el recorrido que emprendieron los antiguos mexicanos de Aztlán, el islote poblado de garzas en Metztliapan, el lago de la Luna, en busca de la señal del dios Huitzilopochtli para fundar la Gran Tenochtitlán.

El otro islote donde habrían de asentar la nueva ciudad debía tener un águila posada sobre un nopal que devorara a una serpiente, aunque algunos historiadores afirman que la majestuosa ave sagrada engullía un pájaro. Refirió que en la época de la Independencia, una dilación habría obligado al cura Hidalgo a improvisar un estandarte de la lucha con la imagen de la Virgen de Guadalupe.

El jefe militar insurgente del Sur, José María Morelos y Pavón, cura de Parácuaro, retomó en 1812 la bandera albiazul de los insurgentes pioneros, y sustituyó a la Guadalupana con el ícono fundacional de México: un águila que posa sobre un nopal.

En marzo de 1821, los jefes del Ejército Trigarante de Vicente Guerrero y Agustín de Iturbide firmaron el Plan de Iguala y adoptaron por primera vez en la bandera los colores rojo, blanco y verde en franjas oblicuas con una estrella en cada una, más una corona al centro representando la transición hacia el primer imperio mexicano.

Como emperador en 1822, Iturbide adoptó definitivamente los mismos colores pero en posición vertical iniciando con el verde, y el blanco en medio ostentando un águila parada en su pie izquierdo sobre un nopal en el islote de una laguna, y la corona imperial.

“Así transita en la conciencia colectiva, desde los tiempos precolombinos hasta nuestros días, una biodiversidad que impregna el espíritu nacional y que, con especies emblemáticas como el águila real, el nopal y la serpiente de cascabel, entre otros elementos, representa en el lábaro patrio la extraordinaria riqueza natural de México”, destacó la Semarnat.

#Slider destacado

Juez de EU indaga si DEA y Semar torturaron a ‘El Chuy Raúl’

El detenido es presunto integrante del Cártel de Sinaloa, extraditado desde México el pasado mes de enero por narcotráfico y lavado de dinero

Por Redacción, 2017-12-06 11:55

Ciudad de México.- El juez federal estadounidense Rubén Castillo, otorgó ayer martes, dos meses de plazo a la Fiscalía Federal del Distrito Norte de Illinois, para que respondan sobre el caso del presunto narcotraficante Jesús Raúl Beltrán León, alias “El Chuy Raúl” o “Trébol”, detenido en Culiacán, Sinaloa, en noviembre del 2014.

El detenido es presunto integrante del Cártel de Sinaloa, extraditado desde México el pasado mes de enero por narcotráfico y lavado de dinero, y quien según su abogado, habría confesado delitos mediante torturas, en presencia de funcionarios la Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés).

Castillo, quien consideró “muy serias” las denuncias, exige saber a más tardar en febrero, si Beltrán León -que es ciudadano estadounidense y fue detenido en México a pedido de las autoridades federales de dicho país- si fue autorizada la tortura, y si estuvo presente físicamente algún funcionario del Gobierno de Estados Unidos o alguna otra persona “actuando como agente libre”.

Stephen Ralls, abogado del presunto narcotraficante, pidió en un documento de 26 páginas que el juez anule la confesión, ya que sostuvo que no le fueron leídos los derechos al detenido, como es obligatorio cada vez que actúan agentes policiales estadounidenses como parte de un “emprendimiento conjunto”, y que el uso de la tortura, coerción física, psicológica u otro tipo de brutalidad puede rendir evidencias que “no pueden ser admitidas, y que pueden resultar en la anulación de todo el caso”.

Según los abogados, Beltrán León, de 33 años de edad, fue capturado en la casa de sus padres, sin una orden judicial, el 16 de noviembre de 2014, en Culiacán, Sinaloa, México, por elementos de la Secretaría de Marina (Semar), que además se llevaron a su esposa y a una bebé, hija de ambos, a quienes amagaron con matarlos.

El detenido supuestamente fue golpeado, electrocutado, y ahogado, con una bolsa de plástico en la cabeza, dentro de un contenedor con agua. Además fue vendado de los ojos y azotado con una especie de látigo. En todo ello, que duró más de una hora, habrían participado agentes federales de Estados Unidos, uno de los cuales lo habría interrogado en español y admitido que trabajaba para la DEA.

En el documento presentado por el abogado, Beltrán León también afirmó, que, en un momento dado, una mujer de la Embajada de los Estados Unidos lo visitó de forma breve, y durante esa visita, él le dijo acerca de las torturas físicas y psicológicas a las que había sido sometido. “En respuesta, la mujer indicó que ‘estaban grabando’ y que ‘no podía hacer nada para ayudarle’”.

Tras las presuntas denuncias, Beltrán León admitió en un vídeo haber cargado un avión con drogas que viajó con destino a Estados Unidos y que pertenecía a los hijos de Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, alias “El Chapo”: Jesús Alfredo e Iván Archivaldo Guzmán Salazar, de quienes los marinos que lo torturaron, le exigieron saber la ubicación de ambos, lo que él negó saber.

Documentos públicos de la acusación del Departamento de Justicia estadounidense, en contra de Beltrán León, señalaron que los fiscales lo ubican como cuñado de Jesús Alfredo Guzmán Salazar, alias “El Alfredillo”, para quien se desempeñó como lugarteniente y guardaespaldas.

Ello mientras desempeñaba las actividades de trasiego de droga a través de la frontera común y el lavado de dinero de las ganancias, según la acusación, que también finca cargos contra “El Chapo”, “El Alfredillo” y otros seis mandos del Cártel de Sinaloa.

Además, según informes de la Policía Federal mexicana, “El Chuy Raúl” es hijo de Jesús Raúl Beltrán Uriarte, alias “El Tío”, detenido en Zapopan, Jalisco, en el año 2007, supuesto compadre y uno de los principales operadores de “El Chapo” Guzmán.

El gobierno estadounidense acusa a Beltrán León de traficar desde México grandes cantidades de cocaína, heroína, marihuana y metanfetaminas para su distribución en varias ciudades, así como de recopilar las ganancias y transferirlas hacia ese país a través del lavado de dinero.

Con información de Agencias

#Guerrero

Proponen a amigo de Manuel Añorve como presidente del IEPC

El INE propuso a Nazarín Vargas a pesar de obtener la calificación más baja

Por Carlos Navarrete Romero, 2017-12-05 10:53

Chilpancingo, Guerrero.- Pese a su conocido vínculo con el PRI, específicamente con Manuel Añorve Baños, y a haber obtenido la calificación más baja -entre los aspirantes finalistas- en el examen de conocimiento, el Instituto Nacional Electoral (INE) propuso a Nazarín Vargas Pineda como nuevo presidente del IEPC en Guerrero, decisión que será ratificada o rechazada el próximo viernes por el Consejo General.
La Comisión de Vinculación con Organismos Públicos Locales del INE aprobó ayer por la tarde una propuesta de dictamen que se pondrá a consideración del Consejo General, presidido por Lorenzo Córdova Vianello.
El documento, que fue aprobado por unanimidad, plantea que Vargas Pineda ocupe la presidencia del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana (IEPC) los próximos cuatro años (2017-2021), en sustitución de Marisela Reyes.
Ayer se realizaron las entrevistas presenciales a los diez aspirantes finalistas, cinco hombres y cinco mujeres, que fue la última etapa en el proceso de selección.
De acuerdo a un comunicado del organismo nacional, “la designación se pondrá a consideración del Consejo General en su sesión del próximo viernes, tras verificar que (Nazarín Vargas) cuenta con el perfil adecuado, además de cumplir con los requisitos legales y con cada una de las etapas del proceso de selección y designación”.
La etapa previa a las entrevistas presenciales fue la aplicación de un examen de conocimientos a los aspirantes. Ahí, Nazarín Vargas logró ser finalista, sin embargo lo hizo con la calificación más baja.
Obtuvo 82 aciertos y una calificación de 91.11 en el examen, contra 87 aciertos y una calificación de 96.67 que tuvo el actual secretario ejecutivo del IEPC, Pedro Pablo Martínez Ortíz, quien por cuarta ocasión consecutiva, y pese a siempre obtener el mejor promedio, no fue considerado para la etapa final.
Nazarín Vargas ya ha ocupado el cargo de consejero electoral en la entidad y ha sido secretario general de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAG), donde actualmente es asesor del rector, Javier Saldaña Almazán.
Su nombre aparece en la lista de afiliados del partido Nueva Alianza, aunque su trayectoria deja en evidencia su cercanía con el PRI, partido en el que ha militado.
En el proceso electoral 2010-2012 fue promotor del voto del exdiputado federal Manuel Añorve Baños, quien para entonces era el candidato del tricolor a la gubernatura.
Su vínculo con el PRI ha sido denunciado en reiteradas ocasiones por los representantes de Morena y el PAN ante los órganos electorales, Sergio Montes Carrillo y Carlos Arturo Millán Sánchez, quienes incluso exigieron al gobernador Héctor Astudillo Flores no intervenir en este proceso, además de que advirtieron esta “imposición” del partido en el poder.
Vargas Pineda tiene 55 años, es licenciado en derecho, cuenta con dos doctorados, uno en derecho y otro en ciencias de la dducación, y es socio del Colegio de Abogados en Acapulco.