#Opinión política

OPINIÓN | La CRAC, en el municipio emblemático de la resistencia indígena

Este 23 aniversario de la CRAC se enmarca dentro este movimiento vigoroso que han emprendido los pueblos na’savi y me’phaa de Ayutla.

Por Tlachinollan Tlachinollan, 2018-10-16 09:25

México.-En memoria de Bernardo Ranferi Hernández Acevedo, de su esposa Lucía, su suegra Juana y su ahijado Antonio. Su lucha ha dejado una huella indeleble entre los pueblos y organizaciones de Guerrero que desde la Montaña y la Costa pelean por su dignidad y la defensa de sus derechos. Ranferi fue un ejemplo de reciedumbre y dignidad.

Ayutla de los Libres hace honor a este nombre después de 525 años, cuando los españoles sometieron a los pueblos me’phaa y na’savi e impusieron el yugo de la esclavitud. Desde aquellos siglos la lucha ha sido ardua, sumamente sangrienta, porque a sangre y fuego los conquistadores se apropiaron de las mejores tierras de la Costa Chica y la Montaña.

Este corredor mesoamericano que atravesaba la Montaña para llegar al puerto de Acapulco fue utilizado por los encomenderos españoles para extraer el tributo en oro y en trabajo. Las familias indígenas no tuvieron otra alternativa que huir a las montañas para refugiarse y refundar su vida basada en la propiedad comunal y en las asambleas comunitarias. Resistieron en lo más recóndito de las montañas.

Los Yopes representaron la rebeldía de los pueblos originarios de Guerrero, que en todo momento defendieron su territorio y se alzaron en armas. Fue un pueblo indómito que nunca claudicó ni se dejó conquistar por los colonizadores. Resistieron como un pueblo digno que dejó como legado la defensa colectiva de su patrimonio.

Hoy en este 2018 fueron los pueblos na’savi y me’phaa los que decidieron en sus asambleas nombrar, ya no un presidente municipal mestizo, sino un Concejo Municipal Comunitario, donde se encuentran representados todos los pueblos dentro de esta figura centrada en el reconocimiento de los derechos colectivos y en el ejercicio efectivo del derecho a la consulta. Rompieron con esa estructura piramidal impuesta por los partidos políticos que seguían sojuzgando y discriminando a los pueblos indígenas, como en el coloniaje.

No fue en vano la lucha heroica de los Yopes, que prefirieron morir peleando y mantuvieron viva la memoria, que los derechos colectivos y de la madre tierra son sagrados. Esta herencia secular es la que ha forjado la historia de Ayutla, no por sus gobernantes sanguinarios, que han depredado la vida y los bienes naturales de esta región rica en cultura y en su biodiversidad.

En 1854 se proclamó el Plan de Ayutla para derrocar al dictador Antonio López de Santa Anna. Fue una lucha que abanderaron Juan N. Álvarez e Ignacio Comonfort y mostraron el músculo de los pueblos del sur. Esta fuerza que viene de antaño es la fuente inagotable de las nuevas luchas y movimientos que están dando los pueblos indígenas tanto de la Montaña como de la Costa Chica.

Los 23 años que cumple la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC- PC) que nació en la comunidad de El Rincón, municipio de Malinaltepec se hermanó este domingo con los pueblos na’savi y me’phaa y con la Casa de Justicia de El Paraíso. Fue muy significativa su presencia en este municipio histórico en un momento de gran trascendencia por el nuevo gobierno representado por el Concejo Municipal Comunitario.

Se está escribiendo un nuevo capitulo protagonizado por los pueblos indígenas donde han logrado conformar su propio gobierno y contar con un sistema de justicia y seguridad comunitario basado en sus usos y costumbres que tienen rango constitucional y reconocimiento internacional en el Convenio 169 de la OIT. Han dado una gran lección a la clase política de nuestro estado que tiene una visión racista y etnocéntrica sobre el ejercicio del poder.

Les han negado a los pueblos indígenas ser gobierno bajo sus propios sistemas normativos. Recientemente el Congreso local aprobó la reforma al articulo 14 que envió el Ejecutivo estatal para borrar de un plumazo el derecho de los pueblos indígenas a contar con su propio sistema de justicia y seguridad comunitaria.

Esta acción regresiva de los diputados y diputadas la extendieron a la ley secundaria conocida como Ley 701 de Reconocimiento, Derechos, Cultura y Organización de los Pueblos y Comunidades, para desconocer las facultades que se le otorgaban a la CRAC de brindar seguridad pública, procuración, administración e impartición de justicia. Se trataba de un reconocimiento tácito a un sistema sustentado en normas internacionales y que forma parte del pluralismo jurídico que debe prevalecer en toda sociedad democrática.

Los pueblos pertenecientes a la CRAC tomaron la decisión de acudir ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación, interponiendo controversias constitucionales contra la reforma al artículo 14 y a la Ley 701, por violar flagrantemente sus derechos colectivos y por ir contra el principio de progresividad que caracteriza a los derechos reconocidos internacionalmente. Mientras los pueblos indígenas avanzan con muchas dificultades en la conquista de sus derechos, las autoridades del estado se empeñan en derogarlos y lo que es peor, pisotearlos para mantenerlos sometidos como hace 525 años.

Este 23 aniversario de la CRAC se enmarca dentro este movimiento vigoroso que han emprendido los pueblos na’savi y me’phaa de Ayutla, que en medio de tantas tragedias, como la masacre de El Charco en junio de 1998 donde el ejército ejecutó a 10 indígenas y un estudiante de la UNAM, han podido levantarse y pelear palmo a palmo sus derechos contra los poderes establecidos.

En esta celebración fue muy representativa la intervención del compañero Arturo Campos Herrera, consejero de la CRAC de El Paraíso, quien por su compromiso con este sistema fue encarcelado cuatro años, acusado de cuarenta secuestros y delincuencia organizada. El gobierno de Ángel Aguirre Rivero lo trasladó al penal de máxima seguridad en Almoloya, Estado de México (sic):

“…La lucha que dimos en el municipio de Ayutla fue un poco diferente de las otras casas de justicia. Porque nuestra Policía Comunitaria tuvo que combatir la delincuencia organizada, porque estaban incursionando en nuestro territorio.

“A raíz de eso, por apoyar a los maestros contra la reforma educativa y estar en contra de las empresas mineras, se nos criminalizó. Yo soy uno de los ex presos que llevaron hasta la cárcel de máxima seguridad, El Altiplano.

Nos consideran como delincuentes y también han tratado de criminalizar a nuestra organización, la cual hoy no es un proyecto sino una institución, aunque el gobierno no la quiera reconocer. Sin embargo, no necesitamos que el gobierno nos reconozca; si el pueblo nos legitima como policías comunitarios y como CRAC-PC, con eso basta.

“Se ha generado conflicto por la Ley 701 que el Congreso saliente y el gobierno actual del estado reformaron, quitándonos de un plumazo nuestros derechos en el artículo 14 constitucional. Pero la Policía Comunitaria no nace en el 2011 cuando fue aprobada la Ley 701.

La Policía Comunitaria nació desde 1995 con el respaldo del artículo 2 constitucional, el Convenio 169 de la OIT, la Declaración de la ONU sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas. Por eso, no necesitamos otra ley para poder funcionar como policías comunitarias.

“Muchos compañeros que estuvimos presos estamos libres. Pero también muchos compañeros han sido presos recientemente. Un compañero que sigue preso y que fue capturado con nosotros es Gonzalo Molina. También están los compañeros que fueron detenidos el 7 de enero junto con el Cecop, incluyendo a Marco Antonio Suástegui. Actualmente en Guerrero, son 20 presos políticos.

“Hoy estoy fuera. Estoy libre. Pero también tengo otra carpeta de investigación abierta, que el gobierno tiene como una trampa para que no me pueda movilizar. Pero sigo de pie y voy a seguir defendiendo a mis compañeros que están presos.

Si caen más compañeros seguiremos luchando. Sabemos que no somos delincuentes, y que la delincuencia está con el gobierno en el estado y en el país, tienen compromisos con la delincuencia organizada. Por eso he estado haciendo alianzas con diferentes organizaciones, con quienes defienden su territorio, contra las mineras, las presas y contra quieren quitarnos las riquezas de nuestras tierras”.

Este mensaje que el defensor comunitario Arturo Campos envió a las comunidades hermanas, pero sobre todo a las autoridades del estado, tiene el firme propósito de exigir al Ejecutivo estatal que cese ya la criminalización de los defensores comunitarios en Guerrero.

Por su parte, la Relatora Especial de la ONU sobre los derechos de los Pueblos Indígenas Victoria Tauli-Corpuz, se reunió este domingo con dos campesinos del Cecop que estuvieron presos junto con los 17 compañeros detenidos, quien mostró su preocupación por el patrón de criminalización que persiste en Guerrero y en el país.

Este lunes 15 de octubre la Relatora presentará en el Claustro de Sor Juana de la Ciudad de México el informe sobre la situación de los pueblos indígenas en nuestro país. Ella conoció de viva voz la situación del Cecop. Tuvo el testimonio directo de Marco Antonio Suástegui y también tuvo en sus manos el expediente de Arturo Campos y más defensores comunitarios que enfrentan procesos penales.

A pesar del reconocimiento internacional que hace la Relatora de la ONU a los defensores del territorio, como sucede con los movimientos de los pueblos indígenas de Guerrero, en nuestro estado además de perseguirlos, el Ejecutivo estatal impulsó una ley para conculcar derechos y desconocer sus conquistas alcanzadas a pulso como ha sido el sistema exitoso de la Policía Comunitaria que ha demostrado ser un baluarte en la seguridad de los ciudadanos y ciudadanas.

Las autoridades en lugar de respetar y reconocer este sistema lo estigmatizan y lo colocan fuera de todo marco jurídico. Las consecuencias han sido catastróficas porque el sistema de seguridad pública del estado no ha garantizado a las y los guerrerenses este derecho que ha sido violentado por las organizaciones criminales, que paradójicamente no son perseguidas ni desarticuladas por las autoridades, como sí se han empeñado en hacerlo contra los defensores comunitarios y las autoridades de la CRAC.

El mensaje final que dio José Antonio Fidencia, un coordinador de la Casa de Justicia de El Paraíso sintetiza el ánimo de la Policía Comunitaria: “…quiero decirles que se sientan en confianza, la Coordinadora de El Paraíso los recibe con los brazos abiertos, porque sabemos que la lucha no tiene fin. En este momento mientras caminemos, hablemos y gritemos, la lucha sigue y no hay fin.

En ese sentido, les pido a todos los presentes que levantemos nuestra voz para ser escuchados, exigimos respeto a las autoridades y que pare ya la guerra contra nuestros pueblos. Como policías comunitarios, tenemos el mandato de la asamblea de velar por su seguridad”.

#Opinión política

Medios, caos y abucheos a 100 días de AMLO

Con requerimientos absurdos limita Presidencia libertad de comunicar.

Por Lucía Deblock, 2019-03-11 09:24

México. – Recién cumplidos los 100 días del nuevo gobierno, en México hay un régimen que se niega a morir. La resistencia de ese viejo y desgastado sistema se asemeja a un animal herido de muerte, cree que aún puede imponerse a través de un  desplante de fuerza que no sospecha podría ser el último. Es un animal peligroso, sin duda, pero ha entendido que debe renovarse o morir.

Los mandatarios estatales abucheados son casi todos de oposición -tal vez en otra ocasión hablaremos de los que son de Morena y bien podrían ganarse un abucheo público debido a sus deficientes gobiernos-, todos se han mostrado muy ofendidos ante el repudio público y se han unido para condenar a las facciones más radicales de Morena, a quienes señalan de orquestar lo que llaman “campañas de desprestigio”.

Los gobernadores de extracción panista amenazaron con filmar todo acto público y aquellos que sean sorprendidos abucheando serán denunciados por difamación.

Los abucheos han pegado directo en el ánimo político del país y en el ego de los gobernantes, quienes se han dado a la tarea de buscar causas y culpables artificiales para salir del problema y de paso victimizarse, todo lo anterior, sin intentar entender las verdaderas causas del desprecio: sus lamentables gestiones y la desatención social de sus gobiernos.

Lo más preocupante es que este viejo régimen está dispuesto a salvar el pellejo al precio que sea, incluso si eso significa atentar contra la libertad de expresión del pueblo o de los comunicadores independientes. Hasta ahora han tratado de acallar a periodistas independientes a través de terrorismo fiscal, como en el caso del periodista sonorense Luis Alberto Medina, de “Proyecto Puente”, quien recientemente dio a conocer en sus redes sociales el acoso del que es objeto por parte del gobierno de Claudia Pavlovich. Las acometidas también se sienten cuando les han limitado a los youtubers de izquierda la entrada a las conferencias matutinas del presidente López Obrador, tras el reclamo de medios empresariales, aun cuando esa batalla -la de ser reconocidos como comunicadores independientes- la habían ganado ya en la toma de protesta, en la cual lograron ser incluidos.

No sólo son los 100 días del gobierno de AMLO, ni su popularidad sin precedentes lo que ha sacudido al viejo régimen, a la oposición, si es que acaso existe, a los adversarios políticos, a la opinión internacional y a cada uno de los mexicanos. También influye la nueva forma de gobernar y de enfrentar los problemas que siempre nos han aquejado; la forma de comunicarse con el pueblo en un lenguaje claro y sencillo, que entiende sus preocupaciones y dolores.

A pesar de todo, se respira un aire de libertad en México; uno sin precedentes. Los ciudadanos cada vez nos informamos mejor, participamos, criticamos y nos manifestamos sin temor a ser reprimidos. Muchos países tienen sus ojos puestos en México, porque todo el mundo se ha dado cuenta que algo importante está pasando en nuestro país. No es caos, es reacomodo, valor, determinación, libertad.

Sigamos adelante, más fuerte, más lejos.

#Opinión política

Calificadoras buscan socavar popularidad de AMLO| Opinión

Es absurdo que siendo el presidente más confiable, sea reprobado por calificadoras.

Por Juan Hernández Mercado, 2019-03-08 09:35

México.- Resulta absurdo que mientras México tiene al presidente mejor calificado de la historia, las calificadoras emitan análisis de riesgo crediticio. Atrás de la campaña de las calificadoras se pueden intuir los dados cargados.

El 29 de enero Fitch Ratings bajó la calificación crediticia a Pemex, el 25 de febrero el Banco estadounidense Goldman Sachs recortó el pronóstico de crecimiento y el 26 Moody’s redujo las expectativas de crecimiento, el 1 de este mes, Standard & Poor’s nos pasó de estable a negativo, con posibilidad de seguir a la baja, lo cual generó diversas reacciones, entre la que destaca el intento del senador Salomón Jara para conseguir que el Senado decrete la revocación a las agencias calificadoras. La propuesta no fue avalada ni por el senador Ricardo Monreal Ávila, ni Yeidckol Polevnsky, quien precisó que no era una iniciativa de Morena y también contradice lo declarado por el presidente de la República, cuyo posicionamiento resulta saludable al mantenerse abierto al libre escrutinio del mercado.

Es cierto que las calificadoras miden bajo parámetros que den cierta certidumbre al mercado y a los inversores, pero creo que todos tenemos la claridad de que sus parámetros y análisis los hacen en función de los intereses de estos.

Tampoco debemos perder de vista que esos análisis pueden ser omisos o cometer grandes errores, los cuales no me atrevo a calificar si son de buena o mala fe al no actuar oportunamente para prevenir catástrofes económicas capaces de conducir a la bancarrota o a la miseria a miles o millones de personas.

Difícilmente podemos olvidar la crisis de las hipotecas subprime iniciada en 2006 y detonada en 2008, que tambaleó a los Estados Unidos y a Barak Obama, crisis financiera provocada por la desconfianza crediticia que se extendió inicialmente por los mercados financieros de Estados Unidos y fue la alarma que puso en el punto de mira a las hipotecas basura de Europa desde el verano del 2007, evidenciándose al verano siguiente con la crisis financiera de 2008.

Así, a pesar de los desastrosos resultados, el mercado financiero se sostiene haciendo caso omiso de que en sus sótanos y desagües se ocultan los detonantes de futuras crisis.

Las calificadoras se convierten en cómplices silentes de los intereses macroeconómicos, mientras sirvan a los fines, metas y objetivos del gran capital.

Resulta muy complicado que las calificadoras pudiesen incluirse como una variante de sus parámetros la corrupción, no solo por la relatividad de la misma, sino fundamentalmente por su propia subjetividad y dinámica social, por eso les resulta más fácil colocar como una variable más objetiva los costos de la inseguridad y la violencia, complementado con la eficacia o ineficiencia de la administración de justicia que hace temblar a los gobiernos, pero en nuestro caso, solo puede entenderse como una postura de gallardía la asumida por nuestro gobierno al crear la Guardia Nacional para enfrentar el crimen, a lo mejor en los años siguientes las calificadoras deberán aceptar que sus diagnósticos no fueron tan precisos como afirman.

No obstante los dados cargados de las calificadoras, Andrés Manuel López Obrador acepta las valoraciones y demuestra la voluntad presidencial de jugar de forma transparente en el sistema de mercado, con plena disposición a demostrar que sus acciones son acertadas o en caso contrario, reconocer los errores para rectificar, tiempo al tiempo.

#Opinión política

AMLO y el derecho a soñar de los mexicanos | Opinión

Hoy México se encuentra en una coyuntura histórica, pero tenemos a un presidente como Andrés Manuel López Obrador con compromiso, convicción y entrega.

Por Juan Hernández Mercado, 2019-03-05 17:00

México.– Los pueblos de todas las latitudes y todas las épocas han tenido derecho a soñar y tener ilusiones, solo pocos, muy pocos lo han logrado, algunos bajo regímenes totalitarios, otros bajo gobiernos monárquicos progresistas, y otros con gobiernos democráticos y republicanos, sin estar exentos de retrocesos.

Hoy México se encuentra en una coyuntura histórica, pero tenemos a un presidente como Andrés Manuel López Obrador con compromiso, convicción y entrega; como sociedad debemos aprovecharlo porque la Cuarta Transformación es tarea de todos, pero también requiere de funcionarios honestos y comprometidos con los principios del político tabasqueño y con el país.

Los errores graves del panismo en dos sexenios y el peñismo, sumados a una criminalidad creciente, fortalecida por la corrupción y la impunidad infiltrada en todos los niveles de gobierno, condujeron a la sociedad al rechazo total del sistema político y de la clase política dominante.

Por primera vez, los mexicanos fuimos capaces de consolidar una transformación política, económica y social, por la vía electoral y de forma pacífica al llamado de Andrés Manuel López Obrador, sobreviviente a dos fraudes electorales y con un triunfo arrollador en Ciudad de México en 1994, donde ensayó formas avanzadas de solución a los problemas sociales.

La pérdida de la credibilidad de los partidos políticos y la tolerancia a actos de corrupción de gobernadores, fueron algunos de los factores que permitieron el respaldo masivo y abrumador a la candidatura de Andrés Manuel López Obrador, no solo por su discurso, también por no tener los antecedentes negativos y escandalosos de la clase política cuestionada.

Después de los fraudes electorales sufridos, de engaños y traiciones internas, López Obrador optó por renunciar al PRD dado su nivel de descomposición y optó por formar una fuerza propia y confiable que le permitiera contender por la Presidencia, lo cual solo fue posible mediante Morena.

Pero como dice el refrán “muchos son los convidados y pocos los elegidos”, nada difícil es copiar el discurso de Andrés Manuel y sus posturas, esto permitió que diversos aspirantes alcanzaran las candidaturas y luego los puesto de elección popular, no obstante, existen inercias sociales así como usos y costumbres políticas que han contaminado la estructura de Morena permitiendo la formación de grupos y alianzas al interior.

Tras el triunfo y el posterior acceso al poder se realizaron nombramientos en diversos espacios de la función pública sobre los que la sociedad ha expresado sus dudas, excepto, aquellos sobre los que nuestro presidente tuvo injerencia directa, por lo cual, las deficiencias no le son imputables, sin embargo, toca a la sociedad civil, a los ciudadanos y a los representantes populares realmente comprometidos con los principios de López Obrador: no robar, no mentir, no traicionar, apoyados por los medios y reporteros honestos, hacer de su conocimiento y de la sociedad todo aquello que implique corrupción, nepotismo o complicidades perversas para la debida depuración de la función y del servicio público.

Hoy como nunca necesitamos servidores públicos a la altura de este cambio.


*El autor es licenciado en Derecho por la Facultad de Derecho de la UNAM. Es profesor jubilado de educación básica de la SEP y del Instituto Politécnico Nacional. Fue diputado Federal en LV Legislatura. Funcionario del Gobierno de la Ciudad de México 1994-2000. Actualmente es Asesor del Movimiento de Adultos Mayores en Orizaba, Veracruz.