-LA COLUMNA DE OLVERA-

México.- Nunca faltan los oportunistas que aprovechan cualquier situación para golpear al Gobierno de Andrés Manuel López Obrador, y así engañar a la población. Tal es el caso del ex Ministro José Ramón Cossío, el ex senador Roberto Gil Zuarth y de la actual senadora Josefina Vázquez Mota, por mencionar a algunos.

Y es que en distintos medios de comunicación estos personajes han venido cuestionando (muy válido), fuertemente al Presidente por no haber convocado al Consejo de Salubridad General para que determine las medidas que deben seguirse para atender la epidemia de coronavirus.

Tal vez ellos no lo sepan, pero el Consejo de Salubridad General sesiona periódicamente y el día de ayer el Director de Epidemiología de la Secretaría de Salud ofreció a los integrantes de la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados poner a su disposición las actas de las sesiones del Consejo.

Pero lo que definitivamente Cossío y Gil no saben a pesar de que se supone que son juristas, o sí lo saben y engañan a la gente para golpear al gobierno, es que el Consejo de Salubridad General no tiene ninguna facultad, ni en la Constitución, ni en la Ley General de Salud, ni en el Reglamento Interior del Consejo de Salubridad General, para determinar las medidas para atender situaciones de epidemias o enfermedades graves.

De hecho, la Constitución en su artículo 73, fracción XVI (decimosexta), Base Segunda, dice claramente que “En caso de epidemias de carácter grave o peligro de invasión de enfermedades exóticas en el país, la Secretaría de Salud (no el Consejo de Salubridad General) tendrá obligación de dictar inmediatamente las medidas preventivas indispensables, a reserva de ser después sancionadas por el Presidente de la República.

La única facultad que tiene el Consejo en casos de epidemias, está señalada en la fracción XVII (decimoséptima) de su Reglamento Interior, y es: Aprobar y publicar en el Diario Oficial de la Federación la declaratoria en los casos de enfermedades graves que sean causa de emergencia o atenten contra la seguridad nacional, en la que se justifique la necesidad de atención prioritaria; pero nada dice de que sea el Consejo el que determine las medidas a seguir por parte de todos los niveles de gobierno.

Así que amigas y amigos, no se dejen sorprender por esta clase de personajes que sólo están engañando a la gente para golpear al gobierno generando desinformación y pánico.

P.D. El pánico ya se sembró, ahora hay que esperar a los muertos ¡pero de miedo!