México.-Lo que inició como una aventura terminó de forma trágica, ya que una mujer perdió la vida al igual que su hija de 10 meses.

La madre canadiense Valerie Theoret y su bebé estaban acampando en el área de Yukon; pero al salir a caminar con la pequeña Adele Roesholt, cerca de la cabaña donde se albergaban, ocurrió el fatal ataque el pasado lunes, informó la revista People, medio que publica el comunicado de la oficina de investigación forense obtenido por CBC News.

Los cadáveres de las víctimas fueron hallados por el compañero sentimental de la madre, Gjermund Roesholt, quien es el padre de la pequeña.

El hombre había estado fuera en lo que llaman las trapline o trampas, que habían sido ubicadas allí por la familia para cazar.

Antes de hallar a su hija y compañera muertas, Roesholt había ido a la cabaña. Aparentemente allí lo atacó también un oso, pero él logró salir con vida, informó CBC News.

El hombre le disparó al oso causándole la muerte. Roesholt pudo salvarse, pero su hija y su compañera tuvieron un final fatal, informa People.

El periódico Global News, que reseña People, informó que la pareja se encontraban en el área de Yukon cazando animales.

El área fue descrita por el diario como de una gran belleza natural y salvaje. La madre fallecida era maestra de la escuela primaria Whitehorse Elementary, donde les daba clases a niños de diferentes cursos.