Roma, (Notimex).- La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) “está lista” para apoyar a Libia en la reconstrucción de sus instituciones, aseguró hoy aquí su secretario general, Jens Stoltenberg.

En rueda de prensa tras reunirse con el primer ministro italiano, Paolo Gentiloni, Stoltenberg precisó que un grupo de expertos de la alianza atlántica visitará Libia en las próximas semanas.

El objetivo, dijo, será discutir con las autoridades locales sobre la manera de crear instituciones, como el Ministerio de Defensa, el Estado Mayor o las fuerzas de inteligencia, “que son instituciones fundamentales para la estabilidad de Libia”.

Dijo que en la búsqueda de ese objetivo “Italia es un aliado fundamental” y está presente en el país africano.

Stoltenberg también anunció que Italia ha aumentado su gasto de defensa “gracias a una promesa conjunta hecha en 2014 de llegar al 2.0 por ciento del PIB (Producto Interno Bruto)".

El funcionario agradeció al país europeo “por ser un aliado determinante en varios contextos y de gran importancia para la defensa colectiva”.

Stoltenberg recordó la importancia de la contribución italiana en Afganistán, en los Balcanes y, en particular, en el Kosovo.

Resaltó que el mando regional del sur de Europa de la organización, con sede en Nápoles, “constituirá un baluarte para reforzar las capacidades de la OTAN frente a los retos que vemos llegar”.

Por su parte, Gentiloni dijo que el compromiso de su país en la alianza atlántica no es solamente financiero y que está “orgulloso” de su participación en Irak, Afganistán y en los muchos sectores en los que sus militares están presentes.

“Italia participa en la Alianza con la cabeza en alto y no es solamente el quinto mayor contribuyente, pues más allá de los recursos económicos pone la profesionalidad, el compromiso y la dedicación de nuestros militares porque estamos convencidos de que es una alianza estratégica”, apuntó.

Dijo que Italia mantendrá sus compromisos asumidos en la cumbre de Gales, Reino Unido, en 2014 y señaló que la firmeza ante la amenaza de Rusia no significa un cierre al diálogo con ese país.

Antes de llegar a Roma, Stoltenberg estuvo en Malta, donde pidió a Turquía respetar “plenamente el estado de derecho”, tras la serie de arrestos de personas sospechosas de pertenecer al movimiento del opositor imán Fetula Gülen.