México.-En todas las operaciones se corren riesgos, no importa qué tan sencillas o complicadas sean.

Aunque algunas sean ambulatorias, otras requieren de horas y hasta -incluso- que los pacientes estén despiertos y activos mientras se llevan a cabo.

Un claro ejemplo es el caso del músico Airton Alves Rodrigues de 55 años.

De acuerdo con información de medios locales, el brasileño fue diagnosticado hace 6 años con un tumor en el cerebro, el padecimiento afectaba sus movimientos y entumecía gran parte de su cuerpo. Aunque fue sometido a una primera operación, para su mala suerte, con el paso del tiempo, el tumor volvió a reactivarse impidiéndole ejercer su profesión con normalidad.

Por esta razón, Airton decidió someterse a otra cirugía la semana pasada. La operación se llevó a cabo por un equipo de neurocirujanos del hospital São João de Deus de la ciudad brasileña de Divinópolis, estado de Minas Gerais,

Aunque al principio lo sedaron totalmente, después tuvo que ser despertado para que tocara el piano con el objetivo de identificar las zonas del cerebro afectadas y preservar al máximo las fibras neuronales sanas.