México.- Antes de convertirse en una estrella, Cristiano Ronaldo fue un niño que se crió en la isla portuguesa de Madeira con la única compañía de su madre, quien limpiaba casas para ganar dinero y encontraba tiempo para educar y alimentar a sus hijos. Mientras tanto, su padre pasaba su -extenso- tiempo libre en bares, sin saber que esa sería la causa de su muerte.

El delantero de la Juventus recordó esta semana a su padre al ver un video inédito durante una entrevista con la cadena de televisión británica ITV. Lo curioso fue que en medio de la emoción, el futbolista utilizó un sólo adjetivo para describirlo: "alcohólico". Detrás de esa palabra se esconde una historia de sufrimiento que pocos conocen y que este martes fue publicada por el sitio The Sun.

José Dinis Aveiro realizó el servicio militar en Portugal, etapa durante la cual se vio forzado a participar de una guerra impopular que buscaba evitar la independencia de Angola. Aquella lucha de la nación africana comenzó en 1961 y acabó en 1974, aunque inmediatamente la sucedería una sangrienta guerra civil entre las guerrillas que habían tomado el poder, al dejar de ser colonia del país europeo.

Los soldados portugueses que llegaron a Angola padecieron pésimas condiciones. A la convivencia con la muerte se sumó el mal estado de los suministros que llegaban y una peste que arrasó con el campamento y contagió de malaria a miles de ellos. Como si esto no fuera suficiente, el agua no era una opción para beber, ya que estaba contaminada, y el único líquido potable era una cerveza local. Fue allí cuando Aveiro comenzó a destruir su organismo con alcohol, ya que esa era el único escape a la sed.

El país europeo entró en una profunda crisis económica cuya principal consecuencia fue el aumento del desempleo y la pobreza. En ese marco, sin trabajo y con la mirada crítica de la sociedad puesta sobre los veteranos, el único lugar que Aveiro encontró para pasar sus días lejos de la realidad fueron las tabernas de Madeira.

"Estábamos abandonados. Los veteranos de guerra no tenían dinero ni trabajo. Sus amigos le comprarían bebidas. No tenía dinero. No comía adecuadamente", explicó su amigo José Manuel Coelho a ESPN.

Los pocos empleos que consiguió eran informales, limpiando bares y como jardinero. Hasta que finalmente encontró un puesto como utilero en un club de la zona, Andorinha, en donde el pequeño Cristiano entrenaba. El joven que soñaba con ser futbolista sufría por entonces el bullying de varios de sus compañeros, quienes se mofaban del trabajo de su padre y lo tildaban de pobre.

Para ese entonces, Aveiro ya era alcohólico y pasaba poco tiempo en su casa, por eso su hijo tiene un mal recuerdo suyo: "Era una persona alcohólica. Nunca hablé con él, como una conversación normal. Fue difícil".

Jose Dinis Aveiro murió el 7 de septiembre de 2005, a los 51 años por una insuficiencia hepática mientras su hijo estaba concentrado con el seleccionado de Portugal para disputar un encuentro ante Rusia clasificatorio para el Mundial 2006. A pesar de la noticia, CR7 optó por jugar. Luis Felipe Scolari, entrenador por entonces del seleccionado, lo incluyó en el equipo.

En ese entonces, Ronaldo tenía 20 años, jugaba en el Manchester United y no había ganado ningún Balón de Oro. "Mi familia lo vio, mi madre, mis hermanos, incluso mi hijo, pero mi padre no, él no vio nada, y fue porque… murió joven".