Chilpancingo, Guerrero.- Personal médico y administrativo de la Secretaría de Salud sufren amenazas y hostigamiento por parte de Ronaldo Leyva Adame, padre del alcalde, Marcon Antonio Leyva Mena.

Denuncias hechas por parte del personal de la dependencia municipal señalan que Leyva Adame se ufana de ser asesor del secretario de Salud estatal, Carlos de la Peña Pintos.

Además, el padre del edil priista controla y dirige la Secretaría de Salud de Chilpancingo, según denunció el doctor Hilario Zúñiga Escamilla, adscrito al centro de salud de la colonia Indeco.

En entrevista telefónica, el médico narró que el día de ayer personal se reunió en su centro de trabajo con autoridades de la Secretaría de Salud, para exponer las irregularidades que existen por parte del director de la clínica, Antonio Alarcón Ávila.

Hasta el lugar, dijo, llegó el padre de Leyva Mena, quien lejos de abonar para que se resolviera la problemática, se portó de forma prepotente e intimidó a los trabajadores, amenazándoles con levantarles actas administrativas y ser puestos a disposición.

Zúñiga Escamilla sostuvo que debido a que él, junto a otros compañeros de trabajo, encabezaron dicha reunión, el padre de Leyva Mena se dirigió hasta su consultorio y lo amenazó.

De acuerdo al médico, Leyva Adame le dijo:

“A ti te voy a correr por revoltoso, por andar agitando a los trabajadores de salud, te voy a despedir y hasta te voy a meter a la cárcel.

“Bájale de volumen porque te vas a ir preso, deja de andar agitando a los trabajadores de salud”.

El doctor detalló que en la reunión estaban tratando el “nepotismo” que existe dentro de la clínica, debido a que el director Alarcón Ávila asignó puestos a su esposa y amistades, con quien tiene preferencias y beneficia con los estímulos al trabajo.

“Existe estímulos económicos y de vacaciones para quienes tienen más consulta, para quienes tienen un buen desarrollo en sus actividades; pero el director no se las da a quien le corresponde, sino a su esposa, a su comadre o amistades”, denunció.

Respecto a Leyva Adame, añadió que el padre del alcalde controla la Secretaría de Salud municipal, y el actual directo Ramón Carreto ha sido hecho a un lado.

Incluso, dijo que los documentos que envían al personal médico son firmados por personal de segundo nivel, por instrucciones de Leyva Adame.

Relató que hace unas semanas le llegó un documento al personal médico del centro de salud, en el cual los acusaban de no haber asistido a un curso; “como pretexto para estarnos hostigando”, sostuvo.

El oficio, precisó, no estaba firmado por el secretario de salud del municipio, sino por otra persona, bajo las órdenes del padre de Leyva Mena.

“El secretario de salud no funciona, quien manda ahí es el padre del presidente municipal”, denunció.

Al inicio de la administración de Leyva Mena, la secretaria de Salud municipal era la doctora, Jenny Morales Carmona.

“Pero renunció, porque pasó lo mismo, este señor (Leyva Adame) comenzó a tomar decisiones y a hacerla a un lado y tomar decisiones”, dijo.

“Todas las decisiones en el municipio las toma el papá del presidente […] él dirige la Secretaría de Salud municipal, es un caso de nepotismo puro”, denunció.

La actitud del padre del alcalde, expuso, ha generado la inconformidad del personal médico de los centros de salud del municipio; “porque llega a intimidar a la gente”.

 Otra de las irregularidades que existen en el centro de salud, dijo, es que designaron un excomandante de la policía como personal administrativo, lo que ha generado la inconformidad de los trabajadores.

“Este personaje por su paso en la policía fue una persona muy cuestionada, ya sabe el trato de un policía: déspota y autoritario.

“Todo el personal estamos pidiendo su remoción, es un peligro para nosotros”, indicó.

Dijo que al parecer dicho excomandante es hermano de un funcionario, motivo por el cual fue designado como personal administrativo en la clínica.

No descartó realizar movilizaciones si la actitud del padre de Leyva Mena continúa.

No es la primera vez que el papá del edil priista es señalado por malos tratos y amenazas, hace cuatro meses fue el personal médico del centro de salud de Petaquillas quien lo denunció, luego que realizaran un paro de labores y fueran insultados por Leyva Adame.

En esa ocasión, el alcalde negó que su padre se encontrara trabajando en salud municipal o en alguna otra área, y aseguró que tenía ya muchos años que había dejado de laborar.