México.- A 10 años del incendio en la guardería ABC, en Hermosillo, Sonora, los padres de los 49 niños que perdieron la vida aún los recuerdan, y con dolor y como cada año, exigen justicia y castigo a los culpables.

Dos enormes pendones cuelgan en las puertas de acceso al edificio principal del IMSS, donde las banderas se encuentran a media asta. A unos metros de ahí, los familiares de los pequeños que fallecieron en esa tragedia pidieron al presidente Andrés Manuel López Obrador su intervención y que no se cierre la investigación.

Julio César Márquez Ortiz, padre de Yeyé, dijo que estuvieron en Palacio Nacional para solicitar una reunión con el Ejecutivo federal y castigar a los verdaderos responsables de la tragedia que enlutó a 49 familias hace una década.

Vestido con una playera blanca y con una fotografía de su hijo, indicó que esa tragedia sigue viva en las familias de cada pequeño y aún no podemos recuperarnos de la pérdida de nuestros hijos.

En el anti-monumento Acción, Memoria por los 49, se reunieron 14 padres de familia para exigir justicia. “Nosotros no olvidamos y seguiremos en pie de lucha” dijo Márquez Ortiz.

Consideró que el exgobernador de Sonora, Eduardo Bours, y el exdirector del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Daniel Karam Toumeh, deben ser llamados a cuentas y castigados conforme a la ley.

En la concentración, una de las madres gritó el nombre de cada uno de los 49 menores fallecidos y al final, el resto de los padres remataron: "No debía morir”.

Julio César Márquez afirmó que desde ese fatídico día, cada familia ha vivido una verdadera crisis de la cual no han podido salir, incluso algunas de ellas quedaron marcadas y divididas.

En memoria de los 49, niños los padres de familia colocaron zapatos de diferentes colores frente al anti-monumento.