Cuernavaca, Morelos.- Las instalaciones del Instituto de Educación Básica del Estado de Morelos (IEBEM) fueron tomadas por padres y madres de familia que exigen que la Administración de Graco Ramírez inicie la reconstrucción de más de una decena de escuelas dañadas por el sismo del 19 de septiembre en el municipio de Tlaquiltenango.

“Nuestras escuelas están dañadas, ahí en nuestra institución está la escuela Gabriel Tepepa y la escuela Adolfo López Mateos y nuestra escuela está dañada de las paredes, no tenemos escaleras y queremos que tengan clases nuestros niños”, dijo María Isabel Balderas, una de las manifestantes.

Y es que tras el sismo fundaciones entregaron carpas que eran utilizadas como aulas móviles, pero la semana pasada ráfagas de viento acabaron con ellas.

“Nuestros niños tomaban clases en unas carpas, desde octubre empezaron a tomar clases en unas carpas, pero hace ocho días, el día sábado, hizo una ventolera en Tlaquiltenango y se rompieron todas nuestras carpas y nuestros niños no tienen dónde estudiar ahorita”, expresó María Isabel.

Tras el terremoto las autoridades, dijeron los manifestantes, les prometieron iniciar la reconstrucción en no más de tres meses, pero hasta la fecha las escuelas continúan destruidas.

“Desgraciadamente después del sismo nos dijeron que en tres meses nos iban a dar solución, hasta la fecha no hay ningún proyecto, ni nada de apoyo por parte del Gobierno ni el Iebem”, expresó Jonathan Gerardo Marín Torres.

Por eso, agregaron, los padres de familia de 10 escuelas afectadas decidieron acudir a Cuernavaca y tomar las instalaciones del Iebem.

“En las 10 escuelas en las que venimos ahorita, en ninguna se han iniciado clases, en ninguna”, dijo Jonathan Gerardo.

Nelson Montes Hernández, presidente de la Sociedad de Padres de Familia de la Escuela Primaria Plan de Ayala, dijo que cuatro meses después del terremoto en ninguna escuela de ese municipio ha iniciado la reconstrucción de los inmuebles, por lo que miles de niños están a punto de perder el ciclo escolar.

De acuerdo con los padres de familia, autoridades del Gobierno del Estado evaluaron los daños de los planteles educativos y en algunos casos los catalogaron como parciales.

“Las estructuras están muy dañadas, como padres de familia no vamos a exponer a nuestros hijos, aparte lo que diga el Iebem o el Gobernador no vamos a exponer a nuestros niños, no lo vamos a hacer”, expresó Jonathan Gerardo.

En la protesta también participaron algunos estudiantes de las escuelas dañadas, quienes se sumaron a la exigencia de la reconstrucción.

“Muy mal hasta ahora y yo he venido hasta acá para pedir apoyo a que nos reparen nuestra escuela, porque yo quiero estudiar mucho”, dijo Víctor Jesús, de cuarto año de primaria.

Nelson Montes Hernández, presidente de la sociedad de padres de familia de la Escuela Primaria Plan de Ayala, lamentó que miles de estudiantes en el municipio estén a punto de perder el ciclo escolar por la falta de escuelas.

“Creemos que el recurso lo hay y hay que canalizarlo a donde realmente interesa, porque nuestros hijos se lo merecen, ellos no tienen por qué estar padeciendo todas estas cosas, estar sin clases, estarse atrasando, en el caso de los de sexto ya van a secundaria”, dijo.

Los manifestantes aseguraron que si no reciben una respuesta positiva a su demanda permanecerán en plantón permanente afuera de las instalaciones del Instituto de Educación Básica estatal.

Aunque se solicitó una versión oficial sobre los señalamientos de los padres de familia, hasta el momento las autoridades del Gobierno del Estado no han emitido información al respecto.