Islamabad,  (EFE).- El Gobierno paquistaní suspendió este jueves la única línea de tren que une el país con la India y prometió continuar prohibiendo el contenido cultural indio, un día después de reducir las relaciones diplomáticas con Nueva Delhi a causa de la derogación de la autonomía de Cachemira.

“Hemos decidido cerrar el Samjhauta Express tras el irresponsable comportamiento de la India acerca de Cachemira”, afirmó en una rueda de prensa el ministro de Ferrocarriles paquistaní, Sheikh Rashid Ahmed.

El político afirmó más tarde en Twitter que la línea ferroviaria que une la ciudad paquistaní de Lahore con la capital india permanecerá suspendida “mientras sea ministro”.

El Samjhauta Express comenzó a operar en 1976, pero periódicamente es cerrada por Delhi o Islamabad cuando se eleva la tensión entre las dos potencias nucleares.

La última vez que se suspendió el servicio fue el pasado febrero cuando ambos países vivieron su peor escalada bélica en décadas con bombardeos y derribos de cazas.

A pesar del anuncio paquistaní, el portavoz de Ferrocarriles indio, Deepak Kumar, dijo a Efe que el servicio continuaba operativo.

Por otra parte, Firdous Ashiq Awan, asistenta especial en Información y Comunicación del primer ministro paquistaní, Imran Khan, afirmó que se está planificando una política para prohibir todo el contenido cultural indio.

“El cine indio no se proyectará en ningún cine paquistaní. Dramas, películas y contenido indio de cualquier tipo será completamente prohibido en Pakistán”, afirmó Awan en Twitter.

En realidad el cine indio ya estaba prohibido en las salas paquistaníes desde la crisis de febrero, aunque había canales televisivos que sí proyectaban las populares películas de Bollywood.

La nueva crisis entre las dos potencias nucleares comenzó el lunes cuando el Gobierno indio enmendó el artículo 370 de la Constitución india que daba autonomía a la Cachemira india y la sección 35A que hace referencia a la ciudadanía regional.

Islamabad respondió ayer con la “reducción” de las relaciones diplomáticas con la India con la expulsión de su embajador y la suspensión del comercio bilateral.

Además, llevará ante el Consejo de Seguridad de la ONU la decisión india, unas medidas que Nueva Delhi calificó hoy de “alarmistas”.

La India y Pakistán se disputan Cachemira desde la partición del subcontinente en 1947 y han librado dos guerras por una región que, además, es escenario desde los años 90 de un movimiento insurgente de tintes separatistas.