México.- El Partido Acción Nacional (PAN) abandonó su histórica agenda para reglamentar las protestas populares y se asumió como defensor de los afectados por la reforma que amenaza con cárcel a quienes bloqueen obras en Tabasco, conocida como “Ley Garrote”.

El presidente del PAN, Marko Cortés, anunció que su partido promoverá amparos de ciudadanos afectados por la “Ley Garrote”, aprobada ayer por el Congreso de Tabasco, y reprobó la criminalización de las manifestaciones y la libertad de expresión, derechos consagrados en la Constitución.

En Acción Nacional estamos a favor de que se regulen las marchas, pero que no se repriman y criminalicen. Nosotros estamos a favor de que se hagan con orden, pero que no se lleve a prisión a quienes se manifiestan con su derecho constitucional. Y hoy por eso reprobamos otro intento más de este gobierno de construir un sistema totalitario, un sistema controlador, que viene poco a poco limitando los contrapesos, las libertades de todos los mexicanos”, soltó.

En entrevista en la sede del PAN, Cortés dijo que es paradójico ver cómo el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien hace 26 años tomó pozos petroleros por más de 10 días, generando pérdidas por más de 40 millones de pesos, y quien hace 13 años también tomó la avenida Reforma, sea ahora quien promueva castigar la libertad de manifestación.