México.- Dirigentes del PAN y el PRD acusaron que el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, hizo un pacto de impunidad con el gobierno de Enrique Peña Nieto y el PRI, que implica otorgarle un perdón anticipado a Rosario Robles, pese a las evidencias de desvíos en secretarías bajo su mando.

El sábado pasado, López Obrador dijo que Robles es un “chivo expiatorio”, y que las acusaciones en medios de comunicación sobre desvíos millonarios ocurridos durante su gestión en Sedesol y Sedatu son un circo.

“Nosotros no vamos a perseguir a nadie, no vamos a hacer lo que se hacía anteriormente de que había actos espectaculares, se agarraba a uno, dos, tres, cuatro, a cinco como chivos expiatorios y luego le seguían con la misma corrupción”, mencionó.