EUROPA.- A pesar de la pandemia del Covid-19, la búsqueda del amor no ha sido afectada, pues en lugares como América y Europa, los servicios de citas tienen cada vez más interesados.

El confinamiento ha tenido un impacto en las personas solteras, que en medio del brote, están dispuestos a reunirse en persona con desconocidos, tomando medidas preventivas.

Inclusive, algunas parejas que se conocieron durante la cuarentena, en la actualidad están buscando casarse, con la nueva normalidad.

En marzo, la popular aplicación Hinge registró un aumento del 30% en las consultas respecto a enero y febrero. En junio hubo un aumento del 13% en la cantidad de citas --virtuales y en persona-- comparado con el mismo mes del año pasado en Estados Unidos e Inglaterra, de acuerdo con Logan Ury, director de investigaciones de mercado de la aplicación.

El caso de Jordan y Brittany Tyler, de Allegan, Michigan, es prueba de ello.

Jordan, profesor adjunto de comunicaciones en la Western Michigan University, y Brittany, que supervisa un programa para niños autistas, se habían divorciado hacía un año cuando empezó la pandemia. Ninguno había usado portales de citas hasta que se registraron en Match.com y ambos llevaban varios años de relación cuando se casaron por primera vez.

“Cuando empezó el confinamiento sonó una alarma en mi teléfono. Sonó como ‘The Purge’ o algo así”, dijo Brittany entre risas, aludiendo a la película de terror “La noche de la expiación”. “Pensé que me iba a morir sola”

Se empezaron a enviar mensajes el 18 de marzo y se casaron en julio, después de pasar juntos la mayor parte del período de confinamiento luego de una cita romántica en la casa de Jordan el 24 de marzo. Él preparó pasta sin gluten de cero y cocinó bistecs en el asador. Vieron la película “P.S. I Love You” y se dieron el primer beso menos de dos horas después de haberse visto en persona por primera vez.

¿Cómo convenció Jordan a Brittany de que fuese a su casa?

“Le dije, ‘tengo bastante papel higiénico. Si vienes, te doy un rollo gratis’”, recordó. “Valió la pena el riesgo”.

Para los neoyorquinos Gordon von Broock, agentes de bienes raíces de 53 años, y Alix Mane, peluquera de 42, el amor pandémico no empezó con un servicio de citas. Se seguían en Instagram e intercambiaban mensajes casuales. A ella él le gustaba.

Su primera “salida” formal fue un contacto a través de Zoom a fines de abril que duró siete horas. La relación progresó rápidamente y ahora están comprometidos.

“Me divorcié dos veces y tengo cuatro hijos. De no haber sido por el COVID-19, el que Gordon nunca se hubiese casado, tuviese 53 años y no tuviese hijos hubiera sido una señal de alarma. Y yo le hubiese generado señales de alarma a él”, dijo Brittany. “Pero fuimos al grano”.

“Si nos hubiésemos conocido en otras circunstancias”, acotó von Broock, “jamás lo hubiese considerado. Pero tuvimos tiempo para conocernos bien”.

Dawoon Kang, cofundador de la popular aplicación de citas Coffee Meets Bagel, dijo que la propuesta de ese servicio, que alienta a los clientes a que se tomen su tiempo para conocer a una persona en lugar de pasar de una cita a otra, le resulta atractiva a la gente en estos tiempos de pandemia. La mayoría de los usuarios tiene de 25 a 39 años.

Te va a interesar:

Drake Bell hará película en México busca a Yalitza Aparicio como pareja

Pareja de ancianos encuentra anillo de bodas perdido hace 60 años

Pareja se desliza en colchón inflable en calles inundadas por Hanna