México.- El Papa Francisco lamentó la muerte de dos migrantes centroamericanos en Río Bravo, siendo un padre y una hija de apenas 23 meses las víctimas de esta tragedia.

En ese sentido, el pontífice expresó su solidaridad con individuos que huyen de “la guerra y la miseria”, orando por el bienestar de ellos.

Por otra parte, reconoció a la ciudadanía por acobijar a los desplazados que tanto padecen de inseguridad y escasez de oportunidades.

“Quiero felicitar a los mexicanos porque son tan acogedores, tan acogedores con los migrantes”, abundó.