#Orbis

Papa pide salida “justa y humana” a crisis políticas y humanitarias

Francisco presidió la vigilia pascual en la basílica de San Pedro y pidió a los fieles que rompan el silencio “sobre la injusticias que viven en sus carnes tantos de nuestros hermanos”.

Por Redacción, 2018-04-01 11:12

AFP.- El papa Francisco pidió este domingo en su tradicional mensaje Urbi et Orbi el fin del “exterminio” en Siria, abogó por la “reconciliación” en Tierra Santa y una salida “justa, pacífica y humana” en Venezuela.

Francisco improvisó una homilia para la misa de Pascua en la plaza San Pedro, el momento litúrgico más importante de la tradición cristiana que conmemora la resurrección de Cristo.

Después, tras saludar a bordo del papamóvil a las 80.000 personas reunidas en la plaza de San Pedro, hizo su tradicional mensaje de Pascua y su bendición Urbi et Orbi (a la ciudad de Roma y al resto del mundo).

En su mensaje deseó que el mundo obtenga “los frutos de la paz” y recordó varios de los conflictos que vive el planeta.

En particular pidió el fin del “exterminio” en Siria y abogó por la “reconciliación para Tierra Santa”, refiriéndose a los mortíferos choques del viernes en la frontera entre Israel y Gaza.

“Invocamos frutos de reconciliación para Tierra Santa, que en estos días también está siendo golpeada por conflictos abiertos que no respetan a los indefensos”, agregó.

Francisco también se refirió a Venezuela, para quien deseó una salida “justa, pacífica y humana” a la crisis política y humanitaria.

“Suplicamos frutos de consolación para el pueblo venezolano, el cual -como han escrito sus Pastores- vive en una especie de ‘tierra extranjera’ en su propio país”, afirmó el pontífice argentino.

Y deseó que “por la fuerza de la resurrección del Señor Jesús, encuentre la vía justa, pacífica y humana para salir cuanto antes de la crisis política y humanitaria que lo oprime, y no falten la acogida y asistencia a cuantos entre sus hijos están obligados a abandonar su patria”.

Corea

En cuanto a la situación en la península coreana, que vive un proceso de distensión tras dos años de escalada a raíz de los ensayos nucleares y balísticos de Corea del Norte, el papa pidió “sabiduría”.

“Que los que tienen responsabilidades directas actúen con sabiduría y discernimiento para promover el bien del pueblo coreano y para generar confianza en la comunidad internacional”, llamó el papa.

Tampoco olvidó el continente africano, “atormentado por el hambre, los conflictos endémicos y el terrorismo”, y pidió paz para Sudán del Sur y la República Democrática del Congo, dos de los países del continente más castigados por el conflicto.

Francisco recordó que Pascua debería ser un símbolo de esperanza “allí donde hay misera y exclusión, allí donde hay hambre o falta el trabajo”, y se refirió a los refugiados, “tantas veces rechazados por la cultura actual del rechazo”.

El sábado por la noche Francisco presidió la vigilia pascual en la basílica de San Pedro y pidió a los fieles que rompan el silencio “sobre la injusticias que viven en sus carnes tantos de nuestros hermanos”.

También bautizó a a ocho personas, entre ellas un nigeriano de 31 años que se dio a conocer en septiembre cuando evitó que un hombre armado atracara un supermercado en Roma.

Fieles y turistas tuvieron que hacer largas colas este domingo para acceder a la plaza de San Pedro por las medidas de seguridad, que incluyen detectores de metales.

Las autoridades italianas consideran Pascua como un periodo de alto riesgo para la capital italiana.

#Clickeando

Papa Francisco pide perdón a fieles chilenos por escándalo sexual

Francisco, quien defendió a Barros en su primera visita a Chile en enero, decidió aceptar su renuncia el lunes pasado así como la de otros dos obispos chilenos.

Por Redacción, 2018-06-18 09:47

México, AFP.-El papa Francisco pidió perdón a los fieles de la ciudad chilena de Osorno, en un intento por reconciliar a la comunidad católica profundamente dividida por la designación del obispo Juan Barros, acusado de encubrir actos de pederastia, en un mensaje leído el domingo por sus enviados.

El obispo Charles Scicluna y monseñor Jordi Bertomeu llegaron por segunda vez en el año a esta ciudad, la más golpeada por el escándalo protagonizado por su exobispo Barros, acusado de encubrir los abusos sexuales cometidos por el influyente sacerdote chileno Fernando Karadima. El caso provocó una grave crisis en la iglesia chilena y el pontífice intenta ponerle fin.

“El papa Francisco me ha encargado pedir perdón a cada uno de los fieles de la diócesis de Osorno y a todos los habitantes de este territorio, por haberles herido y ofendido profundamente”, indicó Scicluna de rodillas junto a Bertomeu, durante una misa este domingo en la Catedral San Mateo de Osorno, ubicada 930 km al sur de Santiago.

La llegada de Barros a Osorno en marzo de 2015 generó una profunda división entre fieles y miembros del clero que lo apoyaban y otros que rechazaban su designación, tras las acusaciones de que encubrió los abusos cometidos por Karadima en 1980 y 1990. El sacerdote había sido suspendido de por vida por el Vaticano en 2011 debido a las denuncias.

La catedral fue abarrotada por decenas de fieles que aplaudieron las palabras de Scicluna y vivieron momentos de emoción durante esta misa, el punto descollante de la visita a esta ciudad, pero que para los laicos de Osorno no es suficiente para cerrar las heridas que han dividido a su comunidad.

“Hoy hemos decidido dar un paso, entrar a nuestro templo y participar de la santa misa en el día del señor dejando la claridad absoluta de que esta no es una misa de reparación ni de reconciliación”, indicó un comunicado de los laicos, leído por Mario Vargas, uno de sus representantes, minutos antes de iniciarse la ceremonia.

Tras la misa, los laicos levantaron carteles con leyendas como “La paz es fruto de la verdad y justicia” y “Sacerdote rompe tu silencio”.

Todos los obispos chilenos, incluido Barros, renunciaron ante el papa en una reunión en el Vaticano en mayo pasado, en medio de duras críticas del pontífice por el trato que el clero del país dio a las decenas de denuncias sobre pederastia que han golpeado a la iglesia chilena.

Francisco, quien defendió a Barros en su primera visita a Chile en enero, decidió aceptar su renuncia el lunes pasado así como la de otros dos obispos chilenos.

“Hoy día vemos con mucha claridad que hay tantas formas de abuso que no pueden volver a ocurrir, que hay procedimientos que no se pueden repetir, que hay formas de hacer iglesia que se deben cambiar”, dijo durante la misa monseñor Jorge Concha, quien reemplaza interinamente a Barros.

-Proceso de sanación-

Los enviados del papa viajaron a Chile por primera vez en febrero para investigar las denuncias sobre abusos.

Esta segunda visita de Scicluna y Bertomeu a Osorno comenzó el jueves con reuniones con el clero de la ciudad, y fieles de distintas parroquias, pero también recibieron nuevas denuncias de abusos.

Scicluna agradeció a “tantas personas que han tenido la generosidad de compartir con nosotros sus heridas, experiencias dolorosas, así como también sus esperanzas y amor por la Iglesia en Osorno”, en un comunicado que leyó ante la prensa tras la misa.

Los laicos agradecieron la misión de Scicluna y Bertomeu y manifestaron su esperanza de que sea el inicio de un “largo proceso de sanación que durará seguramente mucho tiempo”.

Los enviados del papa llegaron a Santiago el martes, donde anunciaron que entregarían ayuda técnica y jurídica a las diócesis chilenas para enfrentar nuevas denuncias de pederastia, y adelantaron que se instaurará una nueva instancia que recibirá las acusaciones sobre abusos.

En medio de su visita, la fiscalía chilena realizó allanamientos en las oficinas de la Iglesia Católica en Santiago y la ciudad de Rancagua (90 km al sur de la capital chilena) donde se incautaron archivos eclesiásticos, en medio de una investigación sobre los abusos cometidos por sacerdotes.

La misión de los enviados del papa termina el lunes, cuando se espera entreguen algunas conclusiones de su segunda visita.

#Orbis

Sismo sacude al oeste de Japón; deja 3 muertos

Una de las víctimas era una niña de 9 años.

Por Redacción, 2018-06-18 09:32

Tokio.-Al menos tres personas murieron y más de 300 resultaron heridas el lunes por un fuerte terremoto que derribó muros y desató algunos incendios en la zona metropolitana de la ciudad japonesa de Osaka.

Una de las víctimas era una niña de 9 años, Rina Miyake, a la que le cayó encima un muro de concreto en su escuela primaria en Takatsuki. Un hombre mayor de 80 años falleció también por la caída de un muro en la ciudad de Osaka, y otro de 84 años perdió la vida en la cercana Ibaraki aplastado por un librero en su casa, según autoridades municipales.

Los hospitales atendieron a 307 personas con heridas provocadas por el sismo explicó la agencia de gestión de desastres. La mayoría de los lesionados estaban en Osaka, la segunda ciudad del país. Funcionarios locales no ofrecieron más detalles, pero en Kioto y otras tres prefecturas cercanas se reportaron heridos leves.

Muchas viviendas y edificios, incluyendo un importante hospital, estaban temporalmente sin electricidad, aunque la mayoría de las zonas afectadas recuperaron el suministro a media tarde.

El terremoto de magnitud 6,1 ocurrió poco después de las 08:00 al norte de Osaka, en el oeste del país, a una profundidad de unos 13 kilómetros (ocho millas), informó la Agencia Meteorológica de Japón. Las sacudidas más fuertes se registraron al norte de Osaka, pero el sismo afectó amplias partes del oeste de Japón, incluido Kioto, agregó.

El movimiento telúrico derribó muros, rompió cristales y generó algunos incendios. También derribó estanterías de libros en casas y de comestibles en supermercados, al tiempo que provocó daños en carreteras y tuberías, lo que interrumpió el servicio de agua.

El servicio ferroviario y del tren subterráneo en el área de Osaka fue suspendido para revisar que no hubiera daños.

#Orbis

Holanda: camioneta atropella a 4 uno muere

Cuatro personas caminaban tras finalizar el concierto cuando fueron atropelladas del lunes por una camioneta que se dio a la fuga.

Por Redacción, 2018-06-18 09:21

México, AFP.-Una camioneta atropelló a cuatro peatones, matando a uno y dejado tres heridos graves, la madrugada del lunes cerca del lugar donde el cantante Bruno Mars clausuró un festival de música en Holanda, informó la policía.

El incidente ocurrió horas después de que finalizara ante decenas de miles de espectadores el Festival Pinkpop, que se llevó a cabo durante tres días en la ciudad de Landgraaf, cerca de la frontera con Alemania.

Cuatro personas caminaban tras finalizar el concierto cuando fueron atropelladas alrededor de las 04H00 (02H00 GMT) del lunes por una camioneta que se dio a la fuga.

“La camioneta blanca involucrada en el incidente sigue siendo buscada”, dijo el comunicado de la policía.

La policía acordonó la zona para realizar las investigaciones pertinentes, y un helicóptero efectuaba tomas aéreas del lugar.

La edición 49ª del Festival Pinkpop, que se celebra desde 1970, contó este año con Pearl Jam, Foo Fighters, Snow Patrol y Noel Gallagher antes de que Bruno Mars cerrara la serie de conciertos el domingo tras convocar unas 67.000 personas diarias desde su apertura el viernes, dijo el director, Jan Smeets, citado por la agencia de noticias holandesa ANP.