México, AFP.-El Papa ofreció la misa pascual desde la Basílica de San Pedro, pero sin fieles presentes. Mientras tanto, la cifra de víctimas mortales volvió a repuntar en España y la pandemia sigue extendiéndose sin pausa en Brasil.

La pandemia de coronavirus sigue avanzando sin tregua en Europa y Estados Unidos, que ya superó a Italia en número de muertos y que cuenta con más de 20.000 víctimas mortales por el Covid-19. En este inusual domingo de Pascua, las iglesias quedaron vacías por culpa de la enfermedad que afecta a todas las religiones por igual.

Según el rastreador de la Universidad Johns Hopkins, el mundo ha registrado a 1.781.127 contagios desde el inicio de la pandemia. De estos, 109.312 personas fallecieron y aproximadamente cuatro veces más personas se recuperaron, 405.972.

Sin feligreses en la plaza de San Pedro y en una basílica vacía, el papa Francisco dedicó su tradicional misa de Pascua a los "directamente afectados por el coronavirus". El máximo representante de la iglesia católica recordó que "el mundo entero está sufriendo y tiene que estar unido" porque éste "no es el tiempo de la indiferencia".

También pidió a Europa más "solidaridad" para hacer frente a la pandemia, que afecta especialmente al viejo continente. "Hoy, la Unión Europea se encuentra frente a un desafío histórico, del que dependerá no solo su futuro, sino el del mundo entero. Que no pierda la ocasión para demostrar, una vez más, la solidaridad, incluso recorriendo a soluciones innovadoras".

Solo esta semana la UE logró alcanzar un acuerdo para hacer frente a la crisis económica que ya asoma detrás de la pandemia. El papa advirtió contra el "egoísmo de los intereses particulares" y del "riesgo de poner a dura prueba la convivencia pacífica y el desarrollo de las próximas generaciones".

Francisco, además, reclamó un "alto al fuego mundial". Recientemente se detectó el primer caso de contagio en Yemen, por ejemplo, un país dividido por una guerra civil, mientras que en Siria se sabe de 25 personas contagiadas y al menos dos personas fallecidas por el virus.

El papa aprovechó la misa pascual para recordar la situación en Venezuela y pidió facilitar la llegada de ayuda internacional a Venezuela. "Este no es tiempo del olvido" aseguró Francisco", quien apuntó la necesidad de "alcanzar soluciones prácticas e inmediatas" en el país latinoamericano "orientadas a facilitar la ayuda internacional a la población que sufre a causa de la grave coyuntura política, socioeconómica y sanitaria". Venezuela tiene registradas por ahora nueve fallecidos por coronavirus, una de las cifras más bajas de la región.

En ese sentido, la principal voz del catolicismo también propuso reducir o anular la deuda de los países más pobres, que sufrirán con más dureza las consecuencias económicas de esta crisis global.