La comandanta de la policía comunitaria de Olinalá, Nestora Salgado García, presa desde hace casi 31 meses, podría salir libre este viernes, luego de que al vencer los plazos legales, se conozca desde los juzgados si se dicta orden de liberación o auto de formal prisión, luego de que le fueran notificados los últimos procesos que estaban guardados en su contra y los abogados respondieran con la entrega de pruebas en las que se demuestra que no cometió los delitos que le imputan.

Organizaciones sociales, sus tres hijas, familiares y el actual despacho que lleva el caso, Defensa Estratégica en Derechos Humanos, confían en que la justicia será favorable para Salgado García quien estaría abandonando, de obtener la libertad, la Torre Médica de Tepepan la mañana del viernes ya que el juzgado tendría que notificar al penal de Santa Marta su situación legal y cumplir con una serie de trámites administrativos.

La tarde-noche de este jueves, se prevé que Salgado García acuda al juzgado y se le notifique su situación. Ante su posible salida, el grupo de apoyo de la líder comunitaria, quien ha manifestado su intención de emprender una lucha para la liberación de los presos políticos del país, está organizando un recibimiento con policías comunitarios, familiares y el grupo de abogados y abogadas que retomaron el caso, posteriormente una conferencia de prensa en el Centro Pro Derechos Humanos y luego una convivencia con organizaciones solidarias, así como con varias personas que intervinieron de alguna manera para su liberación o bien emprendieron acciones en pro de su libertad.

Con la liberación de Salgado García se abre una puerta para que más presos de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias Policía Comunitaria CRAC-PC, detenidos por el Estado obtengan su libertad.