Acapulco, Guerrero.- Padres de familia y maestros de la escuela primaria Juan Escutia, ubicada en la periferia del puerto de Acapulco, no iniciaron el ciclo escolar por las malas condiciones en la infraestructura del plantel, desde hace ya tres años.

En entrevista, el profesor, Andrés Dorantes, informó que es urgente la remodelación de la escuela, pues algunas áreas fueron demolidas por las afectaciones que dejaron las tormentas Ingrid y Manuel en septiembre del 2013.

El plantel está ubicado en la colonia Emiliano Zapata, sobre la calle Tierra y Libertad, y presenta daños estructurales y en el piso, pues al no haber sido reparado en tiempo y forma las últimas lluvias han provocado derrumbes y socavamiento, lo que representa un riesgo para los menores.

Andrés Dorantes, maestro del plantel, pidió a los tres órdenes de gobierno que les ayuden a reconstruirla para que los 270 niños que ahí estudian tengan “una escuela digna”.

Sin embargo, tienen tres años en espera de que el Instituto Nacional de la Infraestructura Física y Educativa (INIFED) cumpla.

“El motivo de la  manifestación que se sostuvo en la mañana es porque llevamos tres años sin contar con una escuela digna, desde que sucedieron los fenómenos naturales de un sismo y las tormentas Ingrid y Manuel”.

“La escuela fue demolida por una empresa constructora del INIFED y hasta la fecha no la reconstruyen. Es por eso que el día de hoy se sostuvo una reunión con los padres de familia, en donde se les informó que no se iniciaría el ciclo escolar hasta que las autoridades reconstruyan la escuela”, dijo.

De acuerdo con Andrés Dorantes, ante esa situación el año pasado dieron clases en el exterior de las aulas, prácticamente “en la calle”.

La explicación que les ha dado el INIFED, informó, es que no se  han liberado los 10 millones de pesos para la reconstrucción de la escuela primaria Juan Escutia, por lo que padres de familia y maestros exigen a las autoridades educativas y de gobierno atender la problemática, pues de lo contrario este jueves se manifestarán en las calles de Acapulco.