Un grupo de expertos en derechos humanos de la ONU, afirmaron hoy que el Estado paraguayo incumplió con su responsabilidad de proteger la vida de una niña de 10 años violada y embarazada.

“La decisión de las autoridades paraguayas ha resultado en graves violaciones de los derechos a la vida, a la salud y a la integridad física y mental de la niña, así como su derecho a la educación, que ponen en peligro sus oportunidades socio-económicas”, advirtieron.

El embarazo de 23 semanas de la niña, cuyo nombre no fue revelado por obvias razones, fue el resultado de repetidos abusos sexuales cometidos presuntamente por el padrastro, señalaron los expertos en un comunicado conjunto.

“A pesar de las solicitudes de la madre de la niña y de los expertos médicos para interrumpir este embarazo que pone en peligro su vida, el Estado no tomó medidas para proteger la salud, la integridad física y mental e incluso la vida de la niña de 10 años”, dijeron.

“No se hizo una evaluación interdisciplinaria e independiente con miras a asegurar el interés superior de la niña antes de descartar tratamientos para salvar su vida, incluso el aborto”, subraya.

La ley sobre aborto en Paraguay es restrictiva y sólo autoriza la interrupción del embarazo cuando la vida de la mujer o de la niña corre un grave peligro. No provee excepciones, especialmente en casos de violación, incesto o feto inviable.

Según la Organización Mundial de la Salud, los embarazos precoces son extremadamente peligrosos para la salud de la niña embarazada y pueden conducir a complicaciones y a la muerte en algunos casos.

Los cuerpos de las niñas y adolescentes no están completamente desarrollados para asumir un embarazo, recordaron los expertos.

En América Latina, el riesgo de muerte materna es cuatro veces mayor entre las adolescentes menores de 16 años.

El 65 por ciento de casos de fístula obstétrica se desarrollan durante un embarazo en la adolescencia, con graves consecuencias para sus vidas, resultando en serios problemas de salud y de exclusión social.

Los embarazos precoces también son peligrosos para el bebé, con una mayor tasa de mortalidad de un 50 por ciento.

Ante este panorama los expertos de la ONU llamaron a las autoridades paraguayas a asegurar que se evalúe de manera objetiva e integral la situación de la niña, teniendo en cuenta su salud física y psicológica y todas las opciones disponibles para proteger sus derechos humanos.

También instaron al gobierno a respetar el interés superior de la niña y cumplir debidamente con sus obligaciones internacionales tomando medidas urgentes para proteger la vida y la salud de este niña de 10 años.

Dichas medidas deberán garantizar su acceso a toda la atención médica necesaria, así como a medidas de reparación y rehabilitación adecuadas.

Pese a que la madre de la niña había denunciado estos abusos sexuales en 2014, los expertos “deploran la falta de respuesta de las autoridades para tomar medidas en vista de evitar que se repitan y lamentan profundamente que el Estado no haya cumplido con su responsabilidad de actuar con la debida diligencia de proteger a la niña”.

Por otra parte, los especialistas expresaron su preocupación porque la madre de la menor está actualmente detenida por razones supuestamente injustas y está separada de su hija.

Es crucial que el presunto violador, que acaba de ser arrestado, sea debidamente enjuiciado, recalcaron los expertos. (Notimex)