Aguas termales de 35 grados centígrados, que mucha gente considera medicinales; una belleza natural y un clima subtropical, convierten al balneario Paraíso Caxcán en una opción turística en el estado.

En este sitio, de acuerdo con visitantes, se puede disfrutar del descanso, la diversión y desarrollar el turismo de reuniones, lo que le ha dado fama regional.

El balneario está enclavado en medio de un paisaje natural, rodeado de verdes cerros, con permanente suministro de aguas termales para sus ocho albercas, de ellas una de olas; grandes jardines, habitaciones de hotel y cabañas con chapoteadero privado.

Es un espectáculo único ver que todo el tiempo las albercas emanan vapor, por lo caliente que está el agua, e inclusive a veces es imposible soportarla, y la gente sale a refrescarse en los camastros que las rodean.

Su ubicación estratégica en el sur de la entidad, en la comunidad de San Miguel Atotonilco, en este municipio, convirtió al balneario en uno de los favoritos de las y los bañistas, ya que se encuentra cerca de las capitales de Zacatecas, Aguascalientes y Jalisco, a 186, 130 y 140 kilómetros, respectivamente.

Paraíso Caxcán está localizado en la región del Cañón de Juchipila, caracterizada por un clima subtropical, que contrasta con las gélidas temperaturas que se registran la mayor parte del año en la capital zacatecana.

Áreas infantiles, palapas, temazcal, toboganes, discoteca y restaurante, son algunas de las alternativas de diversión que los paseantes pueden disfrutar.

El balneario cuenta con salones y auditorios para eventos para más de 650 personas, por ello se ha consolidado como una alternativa para el turismo de reuniones y ejemplo de ello es que el año pasado creció en 22 por ciento el número de visitantes.

Notimex