De acuerdo a investigaciones sobre el túnel por donde escapó Joaquín “El Chapo” Guzmán, se explicó que además de ingenieros en la construcción de la obra, participaron topógrafos y geólogos. Las investigaciones que realizan los peritos de la Agencia de Investigación Criminal (AIC), han permitido conocer que el terreno de la zona está conformado principalmente por tepetate. Además, la mayor parte del túnel se construyó aplicando la técnica de “cúpula” lo que le permite mayor resistencia, y sólo en muy pocos tramos fue necesaria la colocación de cimbra para soportar las paredes.

En el  extremo del túnel también está instalada una la polea mecánica que, con el apoyo de un motor eléctrico, los investigadores creen que se sacó la tierra para la construcción del pasadizo y el mismo mecanismo se habría utilizado para sacar Joaquín Guzmán.

Con información de Excelsior