Acapulco, Gro.- Pese a que no existe aglomeración de derechohabientes dentro del Hospital General Donato G. Alarcón ubicado en Ciudad Renacimiento, los pacientes que asisten a este nosocomio en busca de atención médica deben esperar más de dos horas para ser atendidos.

Tal es el caso de la señora Mendez, que desde muy temprano llegó a la sala de urgencias en labor de parto, sin embargo, fue hasta pasado las 12:30 pm que un médico se acercó para revisarla y finalmente ingresarla a la zona de parto; con contracciones cada vez más intensas, la mujer se dirige con ayuda de su esposo al lugar en el que daría a luz, ningún camillero la auxilió ni le dio mayor indicación pese a que la sala de partos se encuentra a escasos metros del área que atiende a pacientes diagnosticados con Covid-19.

En el otro extremo, en el módulo de enfermedades respiratorias de la la zona de epidemiología, con dificultades para respirar y sentada sobre una silla de plástico se encuentra Patricia Reyes, quien permanece a lado de su hija a la espera de una respuesta médica, Karina -su hija- indica que desconoce si su madre tiene covid o si solo necesita oxígeno: "esperamos a que los médicos nos digan, aquí estamos", señala.

Karina, espera junto a su madre enferma el diagnostico que confirme o rechace que tiene Covid.

De acuerdo a la Secretaría de Salud Estatal, la ocupación hospitalaria en este hospital ha disminuido considerablemente, a comparación del hospital de El Quemado que aún permanece con una ocupación del 45%. Aún con un menor número de pacientes la atención para quienes acuden al hospital de Renacimiento en busca del servicio médico parece eterna.