México.- La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) calificó de preocupante lo que parece ser el diseño de un sistema persecutorio que acosará a miles de agentes económicos que cumplen sus obligaciones fiscales en tiempo y forma.

“Nos preocupa cualquier tipo de esquema fiscal con el que puedan pagar justos por pecadores, sin que necesariamente se esté remediando el problema original de combatir la evasión de impuestos”.

En relación con la reciente iniciativa en materia fiscal aprobada por el Senado, señaló que las autoridades en la materia tendrán "nuevos dientes" con los que se vuelven inquisidores de los contribuyentes, sobre todo, cuando éstos decidan realizar su planificación fiscal.

El organismo patronal consideró posible recaudar más sin que sea necesario tener una política fiscal persecutoria. “Juntos podemos construir un sistema tributario moderno, funcional y sumamente recaudatorio, pero que a su vez sea justo, equilibrado y garante del cumplimiento de nuestra Ley”.

Refirió en un comunicado que poco se ha hablado de la propuesta para incorporar en el Código Fiscal de la Federación (CFF) el Título Sexto sobre la Revelación de Esquemas Reportables, con el que se pretende obligar a los asesores fiscales a reportar, ante el Servicio de Administración Tributaria (SAT), las estrategias que recomiende a sus clientes para obtener beneficios fiscales.

Es decir, señaló, el asesor y el contribuyente deberán notificar al SAT la planeación o el conjunto de actos jurídicos que llevarán a cabo, con lo que se revelarían los detalles y se solicitaría la opinión favorable de la autoridad fiscal de manera previa.

Ahora el SAT, cuestionó, reconvertido en una especie de juzgado, podrá calificar la estrategia como positiva o declararla ilegal, en un proceso que puede prolongarse hasta los ocho meses.

La Coparmex expuso que lo anterior viola el principio del secreto profesional y del derecho a la intimidad, que protege civil y penalmente a médicos, abogados y asesores, quienes acceden a datos e información del orden privado y que deben mantener en secrecía para proteger las actividades de sus clientes.

Asimismo, se pondrá en peligro la profesión de intermediación fiscal, y en este punto “cabe subrayar que no es lo mismo no pagar los impuestos que le corresponden a uno y pagar la menor cantidad tributaria que la actual legislación fiscal defina en su demarcación”.

El organismo privado hizo por ello un llamado respetuoso a los diputados para que reconsideren los efectos de esta propuesta, que “desafortunadamente ya ha sido aprobada en el Senado”.