Ciudad de México.-Su cuerpo salió disparado y quedó boca abajo sobre avenida Miguel Ángel de Quevedo, en Coyoacán. Estaba semidesnudo, con los ojos abiertos y las piernas torcidas. Christopher Sebastián Salgado Castillo, de 20 años, fue impactado en su motocicleta por una patrulla de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SCC); hoy está en coma y su familia acusa que esta institución de seguridad no les ha dado ningún apoyo y se les ha negado la información al caso.

El 20 de mayo, cerca de las 18:15 horas, Christopher, quien se dedica a repartir cubrebocas, iba en una moto junto con otro joven identificado como Joshua Verchel Paramo Martínez, de la misma edad, cuando a la altura de la calle Ignacio Zaragoza fueron embestidos.

Testigos en el lugar aseguran que la patrulla MX-060-C1, del sector Universidad, iba a exceso de velocidad, no traía la torreta prendida y se pasó el alto del semáforo cuando ambos jóvenes iban cruzando. Joshua Verchel, hasta donde se sabe, casi pierde una pierna y el brazo no lo siente.

En tanto Christopher Sebastián, quien también es repartidor de comida a través de Uber Eats y Rappi "está muy grave en el Hospital de Xoco, tiene "múltiples lesiones en la cabeza, fracturas de costilla, un pulmón perforado, la pierna derecha está totalmente destrozada" y esto ha implicado un desgaste emocional y económico insostenible.

Testigos en el lugar aseguran que la patrulla MX-060-C1, del sector Universidad, iba a exceso de velocidad, no traía la torreta prendida y se pasó el alto del semáforo cuando ambos jóvenes iban cruzando. Joshua Verchel, hasta donde se sabe, casi pierde una pierna y el brazo no lo siente.

En tanto Christopher Sebastián, quien también es repartidor de comida a través de Uber Eats y Rappi "está muy grave en el Hospital de Xoco, tiene "múltiples lesiones en la cabeza, fracturas de costilla, un pulmón perforado, la pierna derecha está totalmente destrozada" y esto ha implicado un desgaste emocional y económico insostenible.

"Su acompañante queda gravemente herido de una pierna con riesgo de perderla; sus familiares lo trasladaron a un hospital privado y logra salvarla y entiendo, como tengo comunicación con la familia de este joven, tiene mucha molestia en un brazo, no lo siente y desconozco si ellos ya hayan tenido algún acercamiento con la Secretaría", dijo en entrevista con MILENIO, Mario Guerrero, cuñado de Christopher.

Aunado a ello, de acuerdo con el testimonio, luego de haber presentado la denuncia correspondiente por estos hechos "no ha habido ningún arreglo con la Secretaría de Seguridad Ciudadana y de hecho se niegan", por lo que acusan un encubrimiento por parte del Ministerio Público en donde "todo se ha manejado de manera ilegal".

“Se negaban a recibir la denuncia, tuvimos que estar batallando mucho con nuestro abogado para que le dejaran entregar la denuncia; una serie de artimañas como por ejemplo, la persona que tenía que denunciar tenía que ser la parte afectada, pero cómo si está Christopher en coma.

Otros de los obstáculos a los que se han enfrentado la familia de este joven es que, dicen, no se les ha permitido el acceso a la carpeta de investigación, pero les aseguran que hay "muchos elementos en la investigación". La SSC informó que el día del percance, paramédicos del Escuadrón de Rescate y Urgencias Médicas (ERUM) atendió a los lesionados.

Uno de ellos resultó con fractura en la clavícula derecha y expuesta en tibia y peroné, mientras que la otra persona fue diagnosticada con neumotórax UMTCE y fractura de cadera, ambos fueron trasladados a un hospital para su atención médica inmediata.

No obstante, los gastos médicos han tenido que ser pagados por ellos pues "de la Secretaría de Seguridad nadie ha puesto ni un peso" e incluso amigos de ambos jóvenes han realizado colectas para ayudar a solventar los gastos. Asimismo, el 21 y 22 de mayo bloquearon la circulación en el lugar donde ocurrió en accidente para pedir justicia y reparación del daño.

De acuerdo con la Secretaría de Seguridad Ciudadana, el oficial a cargo fue puesto a disposición del agente del Ministerio Público correspondiente, para deslindar responsabilidades. Además, personal de la Dirección General de Asuntos Internos realiza las investigaciones para sancionar en caso de responsabilidad por parte de los oficiales que conducían la patrulla.

Sin embargo, no importa del todo para la familia de Christopher, pues la prioridad ahora es salvarle la vida. “Sobre la puesta a disposición del policía tengo mis dudas. No hubo una audiencia de control de detención como lo marca el Código Nacional de Procedimientos Penales (…) a mí realmente si el policía está en un centro de reclusión o no, me tiene sin cuidado por el momento", reitera Mario.


Fuente original Milenio