Ciudad de México.- La Patrulla Fronteriza de los Estados Unidos podría suspender indefinidamente la tradicional apertura de puertas en la valla que divide San Diego y Tijuana para que familias de ambos lados de la frontera se reencuentren y abracen durante unos minutos.

Lo anterior, debido a que los agentes descubrieron irregularidades durante una imprevista boda entre la mexicana Evelia Reyes y el estadunidense Brian Houston, el pasado 18 de noviembre, cuando durante el evento Puerta Esperanza once familias se unieron en un abrazo y se celebró además el enlace matrimonial.

Y es que, de acuerdo a medios locales, el novio es un narcotraficante convicto que fue sorprendido en un retén fronterizo en febrero con unos 59 kilos de heroína, metanfetaminas y cocaína ocultos en su automóvil. Houston se declaró culpable de tráfico de drogas y aguarda su sentencia; tras haber pagado una fianza y obtenido libertad condicional, con la prohibición de abandonar el país.

Durante la boda, Houston admitió a reporteros que tenía prohibido salir de los Estados Unidos, pero nunca mencionó su pasado delictivo.

La Patrulla Fronteriza dice que Houston aprobó una revisión interna; pero un representante sindical de los agentes dice que se sienten engañados.

"Este evento no autorizado ha puesto en peligro futuros eventos y la continuidad de la apertura de la puerta del muro fronterizo", señaló hoy en un comunicado la Patrulla Fronteriza del sector de San Diego.

Con información de EFE