México.-Este fin de semana, circuló en redes sociales un video en el que se observa a por lo menos cuatro hombres, sicarios del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), a bordo de una camioneta con máscaras de payasos y con armas de alto poder, circulando por las calles del municipio de Camargo, en el estado de Tamaulipas.

En el clip de 59 segundos de duración, se observa a los hombres fuertemente armados, quienes a plena luz del día, patrullan las calles del municipio a bordo de la camioneta, al tiempo que escuchan un narcocorrido y toman alguna bebida (al parecer cerveza) en vasos de unicel, festejando tener el control de la zona.

Al menos uno de los sicarios de Nemesio Oseguera alias "El Mencho", además de la máscara de payaso porta un sombrero con la leyenda "Viva México".

El pasado mes de agosto, el Cártel Jalisco Nueva Generación publicó otro video, donde aparecen sicarios encapuchados mientras recorren los municipios de Miguel Alemán y Los Aldamas, en los estados de Tamaulipas y Nuevo León, respectivamente.

Esta es la historia de "Capache", sobrenombre con el que lo conocen, o al menos como quiere ser llamado. Fue sicario del cártel más poderoso de México, pero en los últimos tiempos pasó a ser uno de sus enemigos. Es un asesino de asesinos.

Vive en Chilpancingo, la capital del estado de Guerrero, en el sur del país, un punto neurálgico para el tráfico de droga. En dicha entidad se genera cerca de la mitad de la heroína que entra a los Estados Unidos y se ha vuelto uno de los productores principales de fentanilo.

" Capache" abandonó "hace un par de años" el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), conocido por sus crueles y salvajes métodos para imponerse.

Ahora trabaja con una de las autodefensas más grandes del país, en donde encabeza una célula que se dedica, precisamente, a asesinar ("limpiar", en su expresión) a sicarios del grupo al que antes pertenecía.

Sus inicios en el Cártel Jalisco Nueva Generación

"Tenía apenas 14 años cuando dejé mi casa y me uní al cártel", declaró "Capache" al sitio The Daily Beast. Hijo de una madre soltera y con 10 hermanos, tuvo que abandonar la escuela a los 13 porque no había dinero para pagarla. Entró a trabajar en un restaurante en Ocotito, una pequeña comunidad en Guerrero, cuando uno de sus amigos lo reclutó.

"No teníamos nada, ni siquiera para comer. Estaba cansado de ver a mi mamá pasar hambre. Y sabía que podía ganar 10 veces más si trabajaba para ellos. Tan pronto como escuché la oferta, supe que lo haría. Menos de una semana después, ya estaba en el autobús rumbo a Jalisco", relató.

"Capeche" llegó al pueblo de Guachinango, más de 105 kilómetros al oeste de Guadalajara, la capital de Jalisco. Durmió junto a otros jóvenes reclutas en tiendas de campaña esparcidas en una zona remota del lugar.

https://twitter.com/blogdelnarcomx/status/1174054022891933697?s=20

Ahí, los jóvenes y niños fueron instruidos por miembros retirados de las fuerzas especiales del Ejército mexicano, que habían ingresado al CJNG. De acuerdo con The Daily Beast, también recibió clases de parte de personal en servicio activo, que se encontraban en la nómina de la organización.

"Capache" aprendió entonces que no había vuelta atrás. "Uno extraña a la familia y piensa en escaparse. Pero si te intentas escapar, te persiguen y te matan. Vi a otro intentarlo y fueron cazados", explicó. A los desertores, el grupo dirigido por Nemesio Oseguera Cervantes, "El Mencho" los rociaba con gasolina y los quemaba vivos. A otros, les colocaban explosivos con cinta adhesiva.

En el campamento, "Capache" recibió entrenamiento general de infantería, incluidas tácticas de unidades pequeñas, prácticas de tiro con rifle de asalto y ametralladoras y lanzamiento de granadas, así como construir armas mientras se encontraban con los ojos vendados.

Pero, además, los reclutas tenían que pasar por duros ejercicios para aprender a insensibilizarse, tanto del dolor propio como el de otros. Uno de los peores ejercicios era el de soportar, durante 10 minutos sin moverse y desnudos, a los ataques de avispas. "Si te movías o gritabas, iban y te golpeaban", recordó. "Era mejor aguantar el dolor", dijo.