Chilpancingo. Integrantes de la asociación civil Levantemos Chilpancingo se reunieron en privado esta tarde con el alcalde Marco Antonio Leyva Mena en el ayuntamiento, aunque se conoció que no trataron el tema de la inseguridad ni la falta de servicios públicos en el municipio.

La reunión ocurre a cinco días de que clausuraran de manera simbólica los baños públicos que construye el ayuntamiento en la alameda Granados Maldonado, cuyo tema sí fue tratado y se le adelantó al alcalde que se pediría la opinión de profesionales al respecto.

A la reunión donde no fue convocada la prensa, fue para darle a conocer a Leyva Mena el objetivo que tienen como asociación y el plan de trabajo que desarrollarán durante este año, dijo consultado vía telefónica su presidente, Francisco Javier Osorio Flores.

“El grupo está en la mejor de las disposiciones de trabajar por Chilpancingo; definitivamente hay actividades que tenemos que ir contemplando con la participación de las autoridades municipales”, aseguró.

Sobre la construcción de los baños públicos, Osorio Flores dijo que le informaron al alcalde que solicitarán una opinión técnica al Colegio de Arquitectos e Ingenieros del estado.

La asociación civil fue presentada el pasado 21 de abril. Durante su discurso Osorio Flores, quien fuera alcalde suplente del priista Mario Moreno Arcos, dijo que el objetivo principal era “establecer una conexión entre las autoridades y la sociedad para tratar de resolver la problemática social que se vive en la capital”.

Sin embargo, en este primer encuentro no abordaron la problemática de la capital, como la falta de servicio públicos, que ha generado protestas y bloqueos de calles. Al igual que la inseguridad en la capital que se ha recrudecido en los últimos días.

La reunión se llevó a cabo en la oficina de la presidencia y participaron 25 integrantes de la asociación, pero no el dirigente municipal del PRD en Chilpancingo, Asunción Martínez Ortiz, también integrante de Levantemos Chilpancingo y que ha sido criticado por Leyva Mena de tener intereses políticos partidistas.