#Clickeando

Películas de Óscar Menéndez retratan movimiento estudiantil de 1968

Como parte de la conmemoración de los 50 años, la Filmoteca de la UNAM preparó una restauración de la cinta que promete devolverle su justo esplendor.

Por Redacción, 2018-10-02 10:18

México.-Ahora que se conmemoran 50 años del movimiento estudiantil y popular de 1968 en México, vale la pena recordar la forma en la que los cineastas nacionales se han aproximado a una época tan convulsa para el país y para el mundo, recordada lo mismo por la esperanza de cambio social, que por la insensible y trágica respuesta de un Estado autoritario.

Lo que se filmó ese año

El desarrollo de novedosos equipos de filmación, más compactos y accesibles, y la formación de nuevos cineastas en el Centro Universitario de Estudios Cinematográficos (CUEC) de la UNAM, posibilitaron la filmación de las acciones del movimiento estudiantil, más allá de la mirada parcial de la prensa mexicana de aquellos años.

Uno de los trabajos fundamentales es la obra del cineasta y fotógrafo Óscar Menéndez, quien durante los acontecimientos de julio a octubre, filmó varias de las manifestaciones para difundir en asambleas las acciones y posturas del movimiento.

Posterior al 2 de octubre, Menéndez enfocó su cámara en los presos políticos en Lecumberri. Consciente de que el movimiento no había sido derrotado a pesar de la masacre, logró introducir una cámara de cine a la cárcel y filmar a los líderes detenidos.

En 1971 salió del país, temiendo que el Estado mexicano incautara los rollos originales que había filmado y se instaló en Francia. Con todas estas imágenes, más fotografías fijas, Menéndez realizó entre 1968 y 1971 tres películas fundamentales para comprender lo sucedido: Únete pueblo (1968), 2 de octubre, aquí México (1970) e Historia de un documento (1971).

Además del valor como testimonio visual de una época, la obra de Menéndez refleja el compromiso político de un movimiento que sacudió a México. El justo reconocimiento a su obra es uno de los pendientes en la historia del cine mexicano. La Cineteca Nacional restauró y resguarda estas películas para su difusión.

Si bien la dirección corrió a cargo de Leobardo López Arretche, El grito es una película de espíritu colectivo, tanto por su realización, como por la perspectiva con la destaca la participación masiva, las consignas, la música, el ingenio de las pintas y el ánimo festivo y de esperanza que prevalecía.

Centrado principalmente en los hechos ocurridos en la UNAM y con una narración basada en un texto de la periodista Oriana Fallaci, El grito se ha convertido en referencia obligada del cine independiente sobre el 68, en México y el mundo.

Como parte de la conmemoración de los 50 años, la Filmoteca de la UNAM preparó una restauración de la cinta que promete devolverle su justo esplendor.

Documentales posteriores

Materiales de corte documental con cronologías sobre los acontecimientos del 68 hay muchos. Vale la pena mencionar, por ejemplo, los que hizo el propio Óscar Menéndez, a manera de continuación de sus reflexiones sobre aquellos meses. En 1978 dirigió 1968: En memoria de José Revueltas; en 1993, A 25 años de México 68; y en 1998, México 68.

Los documentales que destacan por el rigor de su investigación son los realizados por Canal 6 de julio, productora encabezada por Carlos Mendoza que se caracterizan por realizar un cine de contrainformación del los discursos oficiales.

El primer documental apareció en 1990, 2 de octubre de veras no se olvida. En 1998 realizaron Batallón Olimpia, documento abierto, y tras la apertura de los archivos clasificados sobre el 68 en el gobierno de Vicente Fox, realizaron cuatro películas más: Operación Galeana: la historia inédita del 2 de octubre de 1968 (2000), Tlatelolco: Las claves de la masacre (2003), 1968: la conexión americana (2008).

Del primero al último de sus documentales hay 18 años de distancia, de nueva información y de nuevas preguntas, de nuevos nombres y responsabilidades; de eso dan cuenta las películas de Canal 6 de julio, lejos de plantearse como documentos acabados. Lo que tienen todos en común es la búsqueda de justicia.

De 1980 es el cortometraje de MaryseSistach¿Y si platicamos de agosto?, un relato íntimo sobre la sexualidad en la adolescencia, en el contexto político del 68. Nueve años después de este cortometraje y a más de veinte de 1968, aparecería el primer largometraje de ficción que abiertamente se centra en los pormenores del movimiento estudiantil y la masacre de Tlatelolco: Rojo amanecer (1989), dirigida por Jorge Fons.

Condensar en los miembros de una sola familia y algunos jóvenes más del movimiento, encerrados en un departamento de Tlatelolco, un gran número de implicaciones que estaban en juego durante los meses de mayor efervescencia política de aquel año, es, sin duda, uno de los mayores méritos de la cinta. La tardanza en su aparición y las concesiones de censura que la producción tuvo que hacer, dan cuenta de las complicaciones para abordar, desde el cine comercial de finales de los 80, un suceso lamentable en el que están implicadas más de una institución del Estado mexicano.

Rojo amanecer tuvo un considerable éxito en taquilla y a la fecha es una película obligada cuando del cine y el 68 mexicano se habla. Curiosamente, la cinta de Fons no parece haber inspirado a los cineastas mexicanos a enfocar sus historias en este asunto, de hecho la única película de ficción que lo aborda directamente es Tlatelolco: Verano del 68 (2012), de Carlos Bolado, una historia de amor al calor de las movilizaciones entre dos jóvenes, él de la UNAM, ella de la Ibero, cuyas historias familiares los enfrentan a serios conflictos éticos.

A 50 años

Las actividades conmemorativas de los 50 años del movimiento estudiantil traen nuevas propuestas audiovisuales sobre el tema. Producida por la UNAM y dirigida por José Manuel Cravioto, se estrenará este año Olimpia, película de ficción que entrelaza cinco historias reales en el contexto del movimiento con imágenes de archivo de aquellos años, incluidas secuencias de El grito. La película explora el estado de ánimo que motivó las manifestaciones populares, en un intento de refrescar la memoria de las nuevas generaciones.

Por otro lado, Tv UNAM transmitió recientemente una versión televisiva de trece capítulos de la película dirigida por Carlos Bolado Tlatelolco: Verano del 68. La serie cuenta la misma historia que la versión para cine, pero de manera ampliada.

Finalmente, la plataforma Amazon Prime lanzará a partir del 2 de octubre la serie Un extraño enemigo, dirigida por Gabriel Ripstein. La historia se centra en la figura de Fernando Gutiérrez Barrios, jefe de la Dirección Federal de Seguridad, dependencia implicada en los actos represivos contra el movimiento estudiantil.

El tiempo dirá si estas nuevas aproximaciones a un año clave en la historia contemporánea de México trascienden los reflectores de este año lleno de actividades conmemorativas. Mientras tanto, hay que celebrar por ahora que el cine y los nuevos formatos en boga se acerquen a desentrañarlo desde diferentes ángulos.

El movimiento estudiantil y popular y su trágico desenlace en uno de los crímenes más atroces de la historia reciente, perpetrado por dependencias del Estado mexicano, es un acontecimiento que nos sigue lastimando profundamente. El cine es uno de los dispositivos culturales de alcance popular más efectivos para mantenerlo en la memoria, proceso indispensable para continuar exigiendo justicia.

#Clickeando

Adela Micha muestra el cobre para pedir entrevista a AMLO

La comunicadora recordó que ya antes había pensando en acercarse a López Obrador, pero no se había dado la oportunidad.

Por Redacción, 2018-10-17 21:49

México.- Adela Micha dijo que aprovechó su estancia en Durango para encontrarse con el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, a quien había estado buscando desde hace seis años, cuando lo vio por última vez en una entrevista para el programa Tercer Grado, de Televisa.

“Hemos ido por la vida desde hace mucho tiempo para ver si Andrés Manuel López Obrador (…) nos da una entrevista, desde un encuentro —que para él fue un desencuentro, para mí no—, que tuvimos en Tercer Grado hace seis años, con la campaña anterior, en la que yo le dije ‘Contéstame Andrés Manuel’ y él me dice ‘Serénate, Micha’. No lo había vuelto a ver desde entonces”, comentó la comunicadora para su programa por internet La Saga.

Sobre el breve encuentro que tuvo con el tabasqueño, dijo “Ahí lo tenía, yo no lo iba a dejar ir, francamente no soy como otros, no lo iba a dejar ir”.

Micha agregó que al saber que se encontraba en el mismo sitio que López Obrador, no le quedó de otra que “reportear”.

“El caso es que entonces yo empiezo a reportear, ¿pues qué hace uno ahí? Yo dije ‘De aquí soy, tanto se la he estado pide y pide y pide y pide, pues ahora se la voy a pedir personalmente'”, apuntó.

La comunicadora recordó que ya antes había pensando en acercarse a López Obrador, pero no se había dado la oportunidad. “La otra vez pasé por la casa de campaña y dije ‘Me voy a bajar y ahí me voy a apersonar’, pero había demasiada gente y demasiados camarógrafos y dije ‘Qué oso’, pero aquí estaba muy bien la cosa”, explicó.

Sobre el beso que se dieron al encontrarse, Micha explicó: “¿Se acuerdan que cuando a AMLO le hacen algunas preguntas las reporteras…, qué hacía? da besos”.

Periodistas como Lydia Cacho han criticado el encuentro entre Micha y López Obrador.

#Clickeando

Einsten sí creía en el amor esto le escribió a su hija en una carta

Y la carta dice así:

Por Redacción, 2018-10-17 14:38

México.-Albert Einsten nunca conoció a su hija Lieserl, quien fue concebida con Mileva Maric, una de las compañeras de estudio del científico en aquella época (1900) y fuera del matrimonio.

La carta fue escrita para su hija Lieserl:

Cuando propuse la teoría de la relatividad, muy pocos me entendieron, y lo que te revelaré ahora para que lo transmitas a la humanidad también chocará con la incomprensión y los perjuicios del mundo.

Te pido aun así, que la custodies todo el tiempo que sea necesario, años, décadas, hasta que la sociedad haya avanzado lo suficiente para acoger lo que te explico a continuación.

Hay una fuerza extremadamente poderosa para la que hasta ahora la ciencia no ha encontrado una explicación formal. Es una fuerza que incluye y gobierna a todas las otras, y que incluso está detrás de cualquier fenómeno que opera en el universo y aún no haya sido identificado por nosotros. Esta fuerza universal es el AMOR.

Cuando los científicos buscaban una teoría unificada del universo olvidaron la más invisible y poderosa de las fuerzas.

El Amor es Luz, dado que ilumina a quien lo da y lo recibe. El Amor es gravedad, porque hace que unas personas se sientan atraídas por otras. El Amor es potencia, porque multiplica lo mejor que tenemos, y permite que la humanidad no se extinga en su ciego egoísmo. El amor revela y desvela. Por amor se vive y se muere. El Amor es Dios, y Dios es Amor. Esta fuerza lo explica todo y da sentido en mayúsculas a la vida. Ésta es la variable que hemos obviado durante demasiado tiempo, tal vez porque el amor nos da miedo, ya que es la única energía del universo que el ser humano no ha aprendido a manejar a su antojo.

Para dar visibilidad al amor, he hecho una simple sustitución en mi ecuación más célebre. Si en lugar de E=mc² aceptamos que la energía para sanar el mundo puede obtenerse a través del amor multiplicado por la velocidad de la luz al cuadrado, llegaremos a la conclusión de que el amor es la fuerza más poderosa que existe, porque no tiene límites.

Tras el fracaso de la humanidad en el uso y control de las otras fuerzas del universo, que se han vuelto contra nosotros, es urgente que nos alimentemos de otra clase de energía. Si queremos que nuestra especie sobreviva, si nos proponemos encontrar un sentido a la vida, si queremos salvar el mundo y cada ser sintiente que en él habita, el amor es la única y la última respuesta.

Quizás aún no estemos preparados para fabricar una bomba de amor, un artefacto lo bastante potente para destruir todo el odio, el egoísmo y la avaricia que asolan el planeta. Sin embargo, cada individuo lleva en su interior un pequeño pero poderoso generador de amor cuya energía espera ser liberada.

Cuando aprendamos a dar y recibir esta energía universal, querida Lieserl, comprobaremos que el amor todo lo vence, todo lo trasciende y todo lo puede, porque el amor es la quinta esencia de la vida.

Lamento profundamente no haberte sabido expresar lo que alberga mi corazón, que ha latido silenciosamente por ti toda mi vida. Tal vez sea demasiado tarde para pedir perdón, pero como el tiempo es relativo, necesito decirte que te quiero y que gracias a ti he llegado a la última respuesta!.

Tu padre

Albert Einstein

#Clickeando

Perro robótico muestra sus dotes de baile| VIDEO

Los robots de Boston Dynamics ahora pueden bailar como Bruno Mars y este vídeo lo demuestra.

Por Redacción, 2018-10-16 15:53

México.-Luego de generarnos pesadillas tecno-apocalípticas, Boston Dynamics tiene la intención de hacer sus robots mucho más amigables y SpotMini es su primer intento. El perro robótico ya ha dado muestras de una especie de “carisma” y ahora también de lo buen bailarín que es.

En un nuevo video podemos verlo moverse al ritmo de Uptown Funk, de Bruno Mars, y no hace falta decir que lo hace mucho mejor que todos los que trabajamos en Código Espagueti ¿Trata de mostrar su movilidad o sólo de humillarnos?

SpotMini es un robot completamente eléctrico y ligero, pesa sólo 30 kilos. Su batería le permite funcional alrededor de 90 minutos con una sola carga y cuenta con 17 articulaciones y un brazo unido con cinco grados de libertad.

Saldrá a la venta en algún momento de 2019, sin que hasta el momento se haya dado a conocer su precio.