México.- El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, permitirá que Petróleos Mexicanos (Pemex) reanude las asociaciones conjuntas con el sector privado y la exploración en aguas profundas, reportó el diario Financial Times.

Estas acciones que permitió la reforma energética de 2013 y a las que se ha opuesto el presidente, buscarían impulsar la inversión y la producción para evitar la amenaza de una baja de calificación crediticia para la compañía petrolera, dijo al diario un alto funcionario del gobierno, que pidió no ser identificado.

Pero si bien esos dos movimientos –retomar las sociedades con privados y explorar en aguas profundas– serían bien recibidos por los inversores, el gobierno aún tiene que decidir si financiará un programa anual de coberturas petroleras, que generalmente cuesta alrededor de un billón de dólares y se utiliza para proteger las finanzas públicas de las fluctuaciones de los precios del petróleo, dijo el funcionario con conocimiento directo de los planes de política.

Con el crecimiento económico a cero en el segundo trimestre, después de una contracción de 0.2 por ciento entre enero y marzo, y la inversión empresarial en espera, López Obrador está bajo presión para apaciguar a los inversores, apuntó el Financial Times.

El diario señaló al mandatario como un “crítico feroz” de la reforma energética de 2013, que abrió el sector petrolero de México a la inversión privada. También recordó que desde el año pasado, al llegar a la Presidencia, López Obrador suspendió las sociedades de Pemex con empresas privadas, denominadas farm out, y suspendió las subastas de bloques petroleros en aguas profundas en el Golfo de México, al argumentar que las empresas privadas no habían cumplido con las expectativas.

En una señal de que su actitud hacia los inversores privados de petróleo podría estar suavizándose, López Obrador se reunió el miércoles con Claudio Descalzi, jefe de la compañía petrolera italiana Eni, que el mes pasado comenzó a producir en México, indicó el FT.

Pero incluso ante la perspectiva de que lo que el funcionario del gobierno dijo que serían “descubrimientos importantes” que se anunciarán en breve, Pemex está muy endeudado y tiene dificultades para impulsar 15 años de caídas en la producción, consideró el diario.

La deuda de Pemex que asciende a 107 mil millones de dólares y la colocan como la petrolera estatal más endeudada a nivel mundial, así como las políticas de gobierno sobre la compañía, “la ponen en riesgo de una segunda rebaja de calificaciones a (bonos) basura que podría obligar a los inversores institucionales a vender miles de millones de dólares de deuda”, dijo el FT. Los analistas dicen que es cada vez más obvio que Pemex no puede hacerlo solo”, agregó.

“Estamos trabajando con el presidente para que las granjas (alianzas estratégicas) puedan comenzar en 2020”, dijo el funcionario al diario, que pidió no ser identificado. “Para aguas profundas, todo sería para el sector privado”, adelantó y agregó que eso incluía a Trión, en el que Pemex tiene una asociación con BHP.

Los inversionistas ven las aguas profundas de México en gran parte inexploradas como altamente atractivas, aunque son riesgosas y caras. “Si hace este anuncio (con empresas conjuntas) pronto, podría ser como un doble golpe en el boxeo después de la aprobación del acuerdo del oleoducto”, dijo Mario López, analista de la consultora Empra, citado por el FT, en referencia a la revisión de contratos que la Comisión Federal de Electricidad emprendió contra empresas constructoras de gasoductos y que finalmente se resolvió esta semana.

“Sería la combinación perfecta, enviando las señales correctas al mundo de que está más abierto al sector privado. Claramente podría reducir el riesgo de una rebaja si logra anunciarlo antes de fin de año”, comentó el analista.

Los funcionarios del gobierno siguen preocupados por una posible rebaja en la calificación de Pemex que podría tener un efecto negativo en las calificaciones soberanas, dijo el Financial Times.

Apuntó que si bien los bonos de Pemex despiertan el interés de los inversionistas, persisten dudas respecto a la línea de crédito por 74 mil millones de dólares que México tienen con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y que espera renegociar.

“El FMI ya no quiere darnos uno (crédito), pero creemos que debido al entorno mundial, no tener uno nos expondría demasiado”, dijo el funcionario citado por el FT.

México está bajo presión para presentar un presupuesto favorable al mercado el 8 de septiembre. El funcionario citado por el Financial Times dijo que se recortaría las previsiones de crecimiento para la economía mexicana, en un nivel similar al más reciente pronóstico del Banco de México, de 0.2 por ciento a 0.7 por ciento, y podría establecer un 0.5 meta de superávit primario por ciento para el próximo año, después del objetivo de uno por ciento de este año.

Como parte de las sumas presupuestarias, México generalmente ha cubierto la producción de petróleo como un seguro contra las fluctuaciones de precios, algo que podría poner las finanzas estatales bajo presión adicional.

Pero aún no se ha tomado una decisión sobre si continuar la contratación de coberturas petroleras, como ha ocurrido cada año desde 2001. “Todavía se está considerando a medida que se realizan los ajustes finales (al presupuesto 2020). Hay un análisis de años pasados, de lo que costó. Se podría pensar que es demasiado dinero (para una cobertura) que no se puede usar”, dijo el funcionario. Sin embargo, a pesar del debate interno, “lo que parece estar ganando es que seguiremos adelante” con la contratación de coberturas, dijo la fuente consultada por el Financial Times.