Ciudad de México.- P.M.I., una filial de Petróleos Mexicanos (Pemex), remató la participación de 51% que tenía en el astillero Hijos de J. Barreras en España, adquirida en la gestión de Emilio Lozoya como director durante el sexenio del presidente Enrique Peña Nieto.

“P.M.I. Holdings BV ya no controla HJ Barreras ni está consolidada en las declaraciones financieras consolidadas de Pemex al 31 de marzo de 2020”, informó la empresa productiva del Estado en un reporte enviado a la Comisión de Valores de Estados Unidos (SEC, por sus siglas en inglés).

El pasado 29 de enero, Pemex presentó una denuncia ante la Fiscalía General de la República (FGR) por el posible delito de administración fraudulenta por la compra del astillero español Hijos de J. Barreras cuando Lozoya era director de la empresa petrolera.

“Nunca se involucró”

Ese día, el actual director Octavio Romero Oropeza informó que en 2013 el Consejo de Administración de Pemex Comercio Internacional (P.M.I.) aprobó a propuesta de Lozoya la compra del 51% de las acciones del astillero ubicado en Vigo, España, en un contexto de dificultades económicas que llevarían a Hijos de J. Barreras a la quiebra.

“Pemex, a partir de que compró la mayoría de las acciones, nunca se involucró en el negocio. Compró y dejó en manos de los anteriores propietarios la mayoría de las acciones todas las decisiones de la empresa, nunca hubo una participación de Pemex, no participó en su administración”, dijo Romero Oropeza entonces.

Entre otras anomalías reportadas está que en febrero de 2014, Pemex Comercio Internacional contrató al astillero para la construcción de una Unidad Habitacional Flotante (flotel), para dar servicio al personal de Pemex Exploración y Producción (PEP) que trabaja en instalaciones costa afuera.

Pero el flotel nunca fue utilizado a su máxima capacidad, costó 145 millones de euros y no se ha podido vender porque el avalúo arroja cantidades menores.

De febrero de 2017 a 2018 el astillero celebró cuatro contratos de construcción de buques, uno de ellos para un crucero de lujo de Ritz Carlton en el que se otorgó una garantía por la cantidad de 16 millones de euros, 50% a cargo de Pemex. En mayo de este año, Ritz Carlton tomó control de la empresa.

Ganancia de 833 millones

En su reciente reporte, Pemex indicó que en mayo de 2020, su filial P.M.I. transfirió a la empresa Cruise Yacht Yard todos los derechos de su participación en el astillero, a cambio de un monto de 5.1 millones de euros, es decir, unos 130 millones de pesos.

Sin embargo, consideró que la venta de las acciones del astillero le representó una ganancia de 833 millones de pesos pues ya no estará dentro de sus resultados consolidados.

Esta semana, España autorizó la extradición a México de Lozoya, acusado por presuntas operaciones ilícitas en los casos Agronitrogenados y Odebrecht.

Con información de Proceso