México. Notimex.- Lo que fue anunciado como un proyecto de gran magnitud que daría y garantizaría servicios de salud de alta especialidad a miles de michoacanos, se encuentra aún sin funcionar, seis años después de iniciar la obra.

Se trata de lo que se denominaría “Ciudad de la Salud” y que albergaría los nuevos Hospitales Civil e Infantil de Morelia.

El proyecto arrancó en julio del 2013, durante la administración de Jesús Reyna García y, aunque la Secretaría de Salud lo reporta prácticamente terminado, un dictamen de la Comisión Estatal para la Protección contra Riesgos Sanitarios alertó que la estructura del hospital infantil presenta deficiencias de cimentación.

El director de infraestructura hospitalaria de la Secretaría de Salud Estatal, Alfonso Vázquez Sosa, explicó que el tema fue revisado y corregido, por lo que descartó cualquier riesgo de colapso.

“No existe ningún riesgo, se cuenta con un peritaje, realizado por un experto el cual determina que la estructura está sobredimensionada, al igual que las anclas, pero la cimentación tuvo que ser reforzada para que cumpla con los índices de sismicidad”, detalló.

El funcionario aseguró que tanto el Hospital Infantil como el Civil se encuentran prácticamente listos, y ya se cuenta con los recursos para su equipamiento y forman parte de los 200 hospitales que carecen de equipamiento.

“Ambos hospitales están en su fase de terminación. El Civil tuvo una inversión de mil 600 millones de pesos; 900 en obra, 700 en equipo y cuenta con 250 camas censables.

“El Infantil está construido en una superficie de 25 mil metros cuadrados, con una inversión de mil 400 millones de pesos, es un hospital que contará con 100 camas”, aclaró.

Pero el caso de Ciudad Salud no es el único en Michoacán. De acuerdo con el reporte de la Secretaría de Salud Nacional, en el estado existirían un total de 12 hospitales y centros de salud abandonados o sin operar.

Vázquez Sosa externó que el dato es inexacto y el Hospital General de Lázaro Cárdenas, uno de los mencionados por el reporte nacional, se encuentra en fase de gestión, mientras que el de Arteaga ya está terminado.

Sin embargo, el caso de este último es un tema aparte, el hospital ya está listo y operando, sin embargo, por la lejanía, el clima y la inseguridad, es difícil la contratación de personal médico y de enfermería.

Este problema no es exclusivo de Arteaga, lo tienen otros hospitales del interior del estado, en donde es difícil la contratación de médicos que quieran irse a trabajar a la zona rural.

En este sentido, la lideresa del Sindicato de Empleados de la Secretaría de Salud (SESS), Guadalupe Pichardo, dijo que el tema de inseguridad es lo que inhibe el funcionamiento de muchos centros de salud y hospitales del estado.

Señaló que médicos y enfermeras solicitan cambios de adscripción por este motivo, ya que la inseguridad es latente en muchas zonas.

“Se tiene que salvaguardar la integridad física del personal, hay denuncias de secuestro o extorsión; sí hemos solicitado algunos cambios de compañeros, pero siguen funcionando los hospitales o centros de salud”, mencionó.

Así, ya sea por abandono, inseguridad o falta de presupuesto, muchos michoacanos se mantienen aún sin acceso total a la salud en el estado. Zonas rurales de la Tierra Caliente y Costa Nahua son los más afectados, según los reportes de la propia Secretaría de Salud.