México.- La postura de México ante el nuevo periodo de gobierno que inicia hoy Nicolás Maduro en Venezuela confrontó a Morena con la oposición en la Comisión Permanente, en donde cuatro partidos demandaron al presidente Andrés Manuel López Obrador involucrarse en la solución pacífica del conflicto interno que vive esa nación.

Legisladores de PRI, PAN, PRD, Movimiento Ciudadano y Partido Verde cuestionaron el silencio mexicano en el Grupo de Lima y el abandono de su tradicional política exterior, al grado de que —acusó el PAN— el país ya dejó de ser visto como el “hermano mayor” de América Latina.

Por el PRI, la diputada Dulce María Sauri promovió un exhorto dirigido a la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) para propiciar que sean organismos multilaterales los que se involucren en la búsqueda de una solución negociada, pacífica y democrática a esa crisis.

Más duros, diputados de los demás partidos cuestionaron que la SRE no haya suscrito el exhorto hecho por el Grupo de Lima en torno a Venezuela y pidieron se desconozca al gobierno de Nicolás Maduro —cuyo nuevo periodo inicia hoy—, se señalen como ilegales las elecciones en ese país y se condene la violación a los derechos humanos de sus ciudadanos.

El presidente de la Comisión Permanente, Porfirio Muñoz Ledo, diputado de Morena, salió en defensa de la Cancillería mexicana y su rechazo a suscribir la postura del Grupo de Lima.

Pidió que le aclararan si las elecciones de Maduro son violatorias, pero “que me prueben que las elecciones en Venezuela están más torcidas que las tres últimas elecciones mexicanas”, advirtió.