En compañía del gobernador de la entidad, Mario López Valdez, y el secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, el presidente de la República, Enrique Peña Nieto, entregó los 31 kilómetros del libramiento de Mazatlán, obra carretera con cuatro carriles que conecta a tres autopistas en esa zona de Sinaloa, mismo que tuvo un costó mil 850 millones de pesos.

De acuerdo con información del gobierno federal, esta obra dará servicio a seis mil 500 vehículos diarios y conectará con las autopistas Mazatlán-Culiacán, Tepic-Villa Unión y Mazatlán-Durango.

En su discurso, Peña Nieto destacó la obra como una de los 58 proyectos que se tiene contemplado construir en su mandato y que, asegura, permitirán “elevar la calidad de vida de los habitantes”. El mandatario calificó algunas de estas obras como “obras inconclusas” que su gobierno rescató y presumió que México se encuentra entre los 10 países más atractivos para la inversión.

Al final de su discurso, el presidente destacó las capacidades economicas de Sinaloa, y dijo que "ejemplos como Sinaloa es lo que queremos en todo el país".

Se espera que el beneficio directo de esta obra repercuta en aproximadamente 438 mil habitantes de la zona, quienes ahorrarán tiempo y mejorarán su conectividad al dar continuidad al corredor carretero México-Nogales y su enlace con el corredor Mazatlán-Matamoros. Redacción.