Ciudad de México.- Los expresidentes, (Felipe) Calderón y (Enrique) Peña tienen que declarar por las acusaciones de (Emilio) Lozoya, opinó el presidente Andrés Manuel López Obrador, y dejó en el fiscal Alejandro Gertz Manero, el procedimiento de la investigación.

López Obrador reiteró que en el caso de los expresidentes debe consultarse a los ciudadanos para que sean juzgados, cuando menos a los del período neoliberal: Salinas, Zedillo, Fox, Calderón y Peña Nieto.

“Que la gente decida, porque no fue un sexenio nada más, es un periodo de saqueo, de destrucción del país; entonces tendría que recurrirse a una consulta”, señaló.

En la conferencia matutina de este miércoles, López Obrador consideró que está de acuerdo en que se otorguen beneficios a los testigos colaboradores que aporten información con pruebas fehacientes, “el que lleva a cabo una acusación tiene que probar”.

“El señor Lozoya llegó a un acuerdo con la Fiscalía para ser testigo colaborador y dar toda la información sobre ilícitos que se cometieron, no sólo en la pasada administración, sino también en la anterior”, expuso.

Dijo que como se presentan estas denuncias, los acusados en posibles actos de corrupción, servidores públicos, legisladores, un diputado, cinco o seis senadores, sean citados a declarar por la Fiscalía”.

“Y si el señor Lozoya presentó una denuncia está obligado a probar, y sí fue solo un dicho sin pruebas, no tiene ningún valor legal, y yo diría, ni social ni moral”, detalló.

Aclaró que eso no significa que ya sean culpables, pero cuando hay una denuncia con estas características tienen que declarar los acusados

López Obrador adelantó que se habla de un vídeo, que él quisiera verlo, como todos los mexicanos, “ojalá y se pueda, que se dé a conocer el video: si hay que cuidar el debido proceso, pero también hay que transparentar lo más que se pueda, yo diría todo, que la vida pública cada vez más pública”.